Julia Figueroa, a las puertas de la medalla en París

.

Fue de menos a más la judoca cordobesa en el Grand Slam de París, una competición de un altísimo nivel, al tratarse de la primera gran cita del año, y además, la más importante después de los Juegos Olímpicos, los mundiales y los europeos. Un total de 26 participantes si dieron cita en el Palacio de Bercy en la categoría de -48 kg, y entre los que Julia Figueroa llegaba como cuarta cabeza de serie al ser la séptima del mundo, por lo que quedaba exenta de la primera ronda.

En su primer combate se deshizo sin problemas de Joana Diogo. Figueroa derrotó a la atleta portuguesa por ippon antes del límite, y tras haber conseguido previamente un wasari con el que ya mostraba su mejor nivel. Ya en la fase decisiva, la atleta califal tampoco dio opción a la china Yanan Li, que venía de derrotar a otra de las favoritas de la competición. No obstante, para meterse en la final debía superar a Urantsetseg Munkhbat (Mongolia), actual número uno del mundo. Un desafío complicado y a la postre superior, ya que ésta derrotó a Figueroa por ippon antes de llegar al minuto y medio de combate.

La cordobesa buscaría repetir el éxito de 2015, cuando consiguió el bronce en dicho torneo. Pero tampoco podría con la serbia Milica Nikolic, en un durísimo e igualado combate. De hecho, fue el único de todos los que disputó la cordobesa que llegó a los cuatro minutos de tiempo consumido. Finalmente, cayó por un wasari tras dominar con una penalización menos que su rival.

Etiquetas
stats