Juanito y Alfaro, dos enemigos íntimos en un proyecto común

Juanito y Pablo Alfaro, en un programa de 2015 | LALIGA

Los designios del fútbol como los de Señor, como se suele decir, son inescrutables. Es el destino quizá y más bien lo que conduce a historias compartidas que, transcurrido un tiempo, parecen caer en el olvido. Curiosamente, el reciente relevo en el banquillo del Córdoba permite rescatar uno de esos relatos que, de lo contrario, es probable que se perdieran en el viejo baúl de la memoria. Dos nombres sobresalen en este caso y son los de Juan Gutiérrez Juanito y Pablo Alfaro. Se trata del director deportivo y del nuevo entrenador del conjunto blanquiverde, de forma que comparten intereses tras un período en que siempre fueran rivales. De hecho, dados los hechos que inspiran esta narración, son enemigos íntimos -si se permite la licencia-. Pero sólo hasta hace unos días pues desde el pasado miércoles -según comunicado oficial- son una especie de uña y carne, como se expresa, en un proyecto común.

Por mucho que no se hable apenas de ello es imposible que durante estos días pase desapercibida la trayectoria compartida del director deportivo del Córdoba y el técnico elegido para suplir a Juan Sabas. Menos todavía cuando las líneas se escriben a base de enfrentamientos casi fratricidas -es otra licencia- a poco más de 150 kilómetros de la Ciudad de los califas. Así es con motivo de uno de los choques, sin importar dónde se juegue, más atractivos del fútbol español. Siempre resulta interesante asistir a un derbi entre el Betis y el Sevilla, y viceversa. Precisamente en ambos clubes tuvieron especial relevancia, respectivamente, tanto Juanito como Pablo Alfaro. Tanto es así que uno y otro son considerados a día de hoy dos de los grandes referentes presentes en cada una de las entidades y por sus aficiones. Resulta lógico revisadas sus hojas de servicios pues los ahora compañeros se enfrentaron hasta en siete ocasiones en el llamativo encuentro hispalense.

El primer duelo entre Sevilla y Betis, o al revés, que disputaron ambos, para tenerse en cierto modo cara a cara en el césped, tuvo lugar en la temporada 2001-02. Aunque en realidad durante esa campaña midieron sus fuerzas por dos veces. La historia tuvo su comienzo el 10 de noviembre de 2001, con las históricas entidades ascendidas de Segunda A. La primera contienda entre Juanito y Pablo Alfaro la albergó el Ramón Sánchez Pizjuán y concluyó con empate a cero. Dicho resultado se repitió tras unos meses debido a la visita de la escuadra de Nervión al Benito Villamarín entonces bajo el nombre Manuel Ruiz de Lopera. Fue el 23 de febrero de 2002. La sucesión abierta de empates prosiguió casi hasta el último instante en que el ahora director deportivo y el entrenador del Córdoba lucharon frente a frente en este tipo de partidos. Sin ir más lejos, en la 2002-03 sólo se vieron las caras en Heliópolis con un 1-1 en el electrónico.

No varió la dinámica en la temporada 2003-04, en la que de nuevo tanto Juanito como Pablo Alfaron participaron de los dos choques entre el Sevilla y el Betis, y viceversa: El inicio de la doble pugna en términos hispalenses, con todo lo que ello significa para la vecina capital, arrancó otra vez en el Sánchez Pizjuán. En Nervión el resultado fue de 2-2, mientras que en la segunda vuelta del campeonato -siempre en Primera- hubo un equilibrio a uno en Heliópolis. Después hubo que esperar hasta el curso 2005-06 pues en el intermedio entre el último mencionado y éste Pablo Alfaro perdió ligeramente su protagonismo en el cuadro sevillista y no compitió en ninguno de los duelos de ciudad. Su vuelta a esta clase de enfrentamientos se dio el 19 de noviembre de 2005, cuando los verdiblancos visitaron de nuevo el feudo contrario. Fue ese día cuando terminó de romperse la igualdad con un triunfo de los locales por 1-0. El nuevo entrenador de los califales, eso sí, saltó al campo desde el banquillo en el minuto 88.

Más allá de la rivalidad directa al militar uno en el Betis y otro en el Sevilla, el director deportivo y el preparador del Córdoba se enfrentaron en otras tres ocasiones a lo largo de sus amplias e intensas trayectorias. Ocurrió a pesar de que Pablo Alfaro aventajaba en siete años a Juanito, lo que propició, como es lógico, que los momentos de colgar las botas fueran lejanos en el tiempo. Antes del primer derbi hispalense, los centrales compitieron entre sí en la temporada 2000-01. Fue la única vez en que actuaron en un mismo campo pero como rivales en una categoría diferente a Primera. En Segunda A, el ahora técnico del cuadro califal estuvo presente en un choque con un Recreativo de Huelva cuya elástica vestía el encargado de confeccionar la plantilla para el ascenso al fútbol profesional en El Arcángel. Aquel partido acabó con empate a uno. Después, el gaditano sumó dos triunfos como verdiblanco ante el Racing de Santander, entidad en la que tocó retirada del zaragozano. Durante la 2005-06 tuvo lugar un 1-0 en el Manuel Ruiz de Lopera y en la posterior un 0-2 en El Sardinero.

Etiquetas
stats