Herida abierta en Vista Alegre

Un lance del duelo entre el Muser Auto y el Udea Algeciras | ÁLEX GALLEGOS

El todo por el todo. El Muser Auto Cordobasket y el Enerdrink Udea Algeciras se jugaban el liderato del Grupo D-B de la Liga EBA en el Palacio Municipal de Deportes Vista Alegre. Un enfrentamiento de altura entre dos conjuntos que aspiran al ascenso a LEB Plata. Sin embargo, la igualdad entre ambos apenas duró diez minutos, pues en el momento en el que los gaditanos comenzaron a carburar, la diferencia fue notable en todo momento. El cuadro de Jesús Lázaro, que además tenía que afrontar la baja de Carlton Allen (su segundo mejor hombre en cuanto a números), no pudo frenar el poderío físico de un rival que dominó casi desde el principio en la zona. El cuadro cordobés ha decidido prescindir de los servicios del jugador estadounidense, tras llegar a un acuerdo mutuo, y se encuentra en la búsqueda de un sustituto.

Intensidad contra físico. Ritmo contra fortaleza. Sobre esas bases se cimentó un enfrentamiento entre dos auténticos titanes de la competición. Ambos han demostrado tener un potencial excelente para pelear por estar en la zona alta, algo que se dejó patente desde el inicio. La carta de presentación del conjunto de Jesús Lázaro vino acompañada con un auténtico festival de triples. Arturo López parece haber vuelto ya a su mejor versión, ya que con dos aciertos desde el perímetro lideró la primera puesta en escena de su equipo, a la cual se sumaron Randolph y José Manuel Gutiérrez. No obstante, el Algeciras no iba a permitir que el empujón local llegara muy lejos, puesto que pronto se pondrían manos a la obra su pareja de norteamericanos.

El despliegue físico de Andrew Kelly desde el juego exterior y la intimidación de Koyanouba en la pintura, hizo que el duelo volviera a igualarse. El ritmo era trepidante, con un Muser Auto que defendía cada jugada al límite, en busca del robo y del contraataque aprovechando la velocidad de Ángel Vázquez. Pero de la circulación coral se pasó a la pugna individual. El conjunto visitante empezó a sacar pequeñas ventajas, que hicieron desesperar al plantel cordobés. Los jugadores locales empezaron a buscar la guerra por cuenta propia, un plan que resultó ser completamente contraproducente. De hecho, del 25-19 se pasó al 27-38 mediado el segundo periodo. El Algeciras había anotado los mismos puntos en apenas cinco minutos, que en todo el primer cuarto. Una desventaja fruto de las malas decisiones califales.

La dinámica se cortó con un 2+1 de Randolph, aunque la diferencia prácticamente no pudo neutralizarse antes del tiempo de asueto. El aro se le hacía pequeño a un Muser Auto que seguía empeñado en buscar la heroicidad individual. Sin embargo, lejos de llegar a un pequeño atisbo de remontada, ambos equipos se marcharon a vestuarios con una clara diferencia de 29-43.

Tras el paso por vestuarios, los de Lázaro consiguieron una pequeña reacción logrando encontrar en la pintura a Ángel López, tras ponerse en defensa zonal, lo que despertó el aliento de Vista Alegre. Pero no terminaba de carburar la solidez atrás, puesto que la sangría gaditana continuaba haciendo daño una y otra vez al aro cordobés. Ese intercambio de canastas no hacía más que beneficiar los intereses visitantes. La línea de tres puntos mantuvo una tímida mueca de esperanza en el rostro local, que veía desde ese punto de producción una vía para reducir el impacto en contra. No obstante, de la ilusión se pasó al desconsuelo en apenas dos minutos. Restaba un cuarto por jugarse y la renta visitante era la máxima del choque. Además, los problemas se agravaron con la salida por lesión de Ángel Vázquez.

Lázaro trató de despertar de nuevo una última dosis de energía a su plantilla. Pero ya era tarde. El último periodo transcurrió a un ritmo completamente anárquico, cargado de transiciones constantes entre uno y otro ambo sin control alguno. La claridad en las posesiones brillaba por su ausencia, lo que -unido al resultado- dio lugar a la desesperación local, a la par que los visitantes se gustaban cada vez más. Al final, victoria del Enerdrink Algeciras (69-93) que deja al Muser Auto Cordobasket tocado y con la herida abierta.

FICHA TÉCNICA

MUSER AUTO CORDOBASKET, 69: Ricardo Caballero (4), Unai Friscia (3), Ángel Vázquez (3), Arturo López (15), Adolfo Vega (4), Jose Manuel Gutiérrez (8), Mario Serrano (-), Ángel López (9), Alonso Jiménez (-), Alejandro Asencio (-), Manuel Jiménez (-) y Kaison Randolph (23).

ENERDRINK UDEA ALGECIRAS, 93: Edmond Koyanouba (15), Javier Fernández (-), Andrew Kelly (13), Álex González (2), Rubén Perea (14), Juanmy López (-), Sergio Malla (-), Chris Manoli (13), Ismael Auchel (-), Miki Ortega (18) y Sam Buxton (18).

Etiquetas
stats