Su gran noche

Córdoba CF Futsal-Real Betis FS en Vista Alegre | TONI BLANCO

Hay días que no se olvidan. Jornadas para el recuerdo. No de una persona, ni de dos, sino de toda una ciudad que lleva meses enganchada a los colores de siempre, pero en distinto sitio. La ilusión se ha trasladado a Vista Alegre. Y parece que para quedarse. El Córdoba CF Futsal quedó desbordado con las previsiones que auguraban la mayor entrada jamás vista en el recinto cordobés en sus 25 años de historia, con un equipo local como protagonista. Y se cumplió lo esperado. Atracción masiva durante los días previos y colas en taquillas horas antes del inicio del partido. Todo ello en busca de los últimos billetes. Y se agotó el papel.

Nada igual desde los tiempos de Pau Gasol liderando a la selección española de baloncesto en su preparación para el Mundial de Japón en 2006. Sí, aquel equipo pasó Córdoba y, desde entonces, el recinto ha visto pasar multitud de proyectos con mayor o menor repercusión, pero muy lejos de esas cifras. Y han sido los pupilos de Maca los que han conseguido de nuevo desempolvar muchos rincones de la instalación. Había ganas de fútbol sala. Y se palpó desde el principio.

Nervios a flor de piel. Ilusión. El día soñado una y mil veces por aquel que se lanzó a la aventura de emprender un proyecto deportivo (con lo que ello conlleva) en una ciudad que rebosa talento, pero que andaba huérfana de un referente propio. Sin más pretensión que el disfrute. Horas y horas de trabajo, noches de insomnio. Pero todo ello fue recompensado con el cariño de una afición que, entre aplausos y al grito de “esto sí que es un presidente”, ovacionó a un José García Román emocionado. Él es el verdadero y primer artífice de todo. Al abrigo de su familia. Apenas fueron unos segundos, pero que sin duda hicieron que todo lo vivido valiera realmente la pena. Era su gran noche, como cantaba Raphael por los altavoces en los prolegómenos del encuentro. Y la de muchos otros.

Los que están sobre el parqué y los que no. Los que trabajan en la sombra, tan importantes como el que empuja el balón a la red. Era la noche de todos ellos. Los nuevos ídolos del cordobesismo tienen ya una nueva sede. Y lo único que se les pide es que se dejen el alma por la camiseta. Los nuevos protagonistas de las pancartas, como la de Koseky en uno de los costados altos de Vista Alegre. Quién se lo iba a decir a ellos, los que no hace mucho presenciaban encuentros en los que el sonido del parqué y las voces de los jugadores retumbaban en una pista casi vacía. Ahora, con total merecimiento, se han ganado su sitio en lo más alto. Se han ganado su nombre en los carteles. No había más misterio que el de disfrutar de una cita histórica. Pues sí, era su gran noche. 

Etiquetas
stats