González, Florin, Guardiola y el mercado

Guardiola celebra un gol en El Arcángel | MADERO CUBERO

El Córdoba es hoy una olla hirviendo. Después de la paralización de la operación de compraventa de la sociedad y el intercambio de declaraciones -en conferencia de prensa y vía comunicado oficial- de los protagonistas durante la noche del miércoles, el cordobesismo se pregunta qué puede ocurrir a partir de ahora. Las negociaciones no están rotas. Así lo ha vuelto a admitir este mediodía Carlos González, que ha insistido en que se encuentra “a la espera de que presenten las garantías para hacer la operación”. En declaraciones a la SER -difundidas por los canales oficiales del club blanquiverde-, el empresario recalcó que “la noche anterior Jesús León nos pasó los talones bancarios de la operación y vimos que correspondían a dos sociedades distintas a la del titular de la compra, Aglomerados Córdoba, que es una sociedad sin actividad y que el único activo que podría tener es el de las acciones del Córdoba. Eso es la garantía de cobro. Y nuestra sorpresa es que vemos que ese dinero estaba pignorado”. ¿Hay una salida? Según González, sí. Una única salida. “Yo digo una cosa: cuando compré avalé personalmente con mi patrimonio toda la operación a Prasa. Yo no les exijo avales bancarios ni financieros, que tienen un coste, sino personales, que es como yo lo hice”, ha apuntado.

“Las garantías estaban perjudicadas al tener pignoradas las acciones a esas dos compañías que le han prestado el dinero a Aglomerados Córdoba. Y por cierto, el señor Oliver no es socio de esa sociedad. El habla, expone, pero no es socio de esa compañía”, ha dicho González.

Otras ofertas y el mercado invernal

En las últimas horas volvíó a la escena mediática el nombre del empresario José Miguel Garrido, expresidente del Albacete Balompié, que declaró a la cadena Cope que estaría dispuesto a poner seis millones al contado encima de la mesa. Carlos González aclaró que esa operación “es la misma que rechazamos en octubre” y “hasta donde yo sé, que lo sé todo, no hay ninguna más aparte lógicamente de la de León”, dijo. “El tiempo podrá a cada uno en su sitio”, ha declarado.

¿Y de fichajes, qué? “No podemos hacerlos. Hemos superado el límite salarial”, ha insistido Carlos González, quien fijó las únicas opciones de hacer refuerzos en lograr ingresos por una hipotética venta de Florin Andone, aunque “el presidente del Depor ha dicho que no la van a hacer en el mercado de invierno”. Y sobre la opción de la salida de Sergi Guardiola a algún club británico, González se mostró tajante. “A día de hoy no ha llegado absolutamente ninguna oferta, pero no se venderá a Sergi Guardiola bajo ningún concepto. La cláusula de rescisión que tiene es de seis millones, no de cinco”, ha manifestado, al tiempo que ha aclarado que una venta de Guardiola “no es ninguna oportunidad para mí, sino para el Córdoba, que es el que recibe el dinero”. De cualquier modo, ha puesto el acento en una cuestión: “Si la familia González se queda en el club no vendemos en ningún caso a Sergi Guardiola”. “Sí que tenemos ofertas por otros jugadores, pero por Sergi no”, apuntó.

Abordar una ampliación de capital es un tema que rechaza de plano. “No me planteo en ningún caso hacer ampliación de capital. Estoy en posición de venta. Para fichar por un millón de euros tendríamos que poner cuatro millones. En todo caso, yo le di permiso al señor León para hablar con la Liga y les han pedido un aval de dos millones de euros que no han presentado, te lo digo que yo, que soy el propietario. Lo primero que tienen que hacer es ser los propietarios del club, que no lo son. A día de hoy no lo pueden presentar”, ha argumentado el empresario tinerfeño.

“En el fútbol pasa en todas las ciudades igual. Ahora está en entredicho Zidane, que el año pasado ganó cinco títulos y ahora no sabe entrenar. Hace dos años le pasó a Florentino, que le pegaron una pañolada. El fútbol es esto”, ha expresado González, quien ha vuelto a explica que es “un empresario” y que está aquí “porque me gusta el fútbol y por ganar dinero, que es lo que hacen las empresas”.  “Yo repartí beneficios y cuando pueda lo volveré a hacer. Yo me he portado bien porque cuando cogí al Córdoba, cuando entré, el club estaba en concurso de acreedores, en quiebra técnica, y ahora ya ha pagado toda la deuda. Es la única empresa de España que ha pagado un concurso de acreedores al cien por cien. Ha cambiado en aspiraciones, en instalaciones, en masa social... pero es obvio que ahora deportivamente no nos va bien”, ha declarado el que, a día de hoy, sigue siendo el máximo accionista -a través de Azaveco- del Córdoba CF. Hasta el día 22, día en que está fijada la junta de accionistas, todo puede ocurrir.

Etiquetas
stats