El gol tiene nombre y apellido: Alberto Saura

Córdoba Patrimonio de la Humanidad - O Parrulo Ferrol (6-2) | MADERO CUBERO

Verle celebrar es tan habitual que casi se convierte en una mala costumbre. Más que nada porque cuando no sucede parece que no hubiera estado. O que su actuación es discreta. Nada más lejos de la realidad. También es cierto que sin su aportación en tal aspecto al colectivo se le hace un poco más difícil lograr un buen resultado. Es normal la sensación de orfandad revisados sus números. Porque con las cifras en la mano el gol tiene nombre y apellido -dos, como cualquiera, pero sólo uno a nivel deportivo- en el Córdoba Patrimonio de la Humanidad. A la diana ha de llamársele en esta campaña Alberto Saura. Básicamente porque con las ocho anotadas en doce partidos acumula algo más, muy poco en verdad, del 25% del total del conjunto blanquiverde en, hasta ahora, trece encuentros. Una capacidad goleadora con la que además alcanza hoy por hoy un registro mejor que el de futbolistas tan destacados como Adolfo o Ferrao.

Lo extraño es, en definitiva, que no vea puerta. De hecho, son menos los duelos en los que no lo hizo por el momento que aquellos en los que sí consiguió batir al cancerbero rival. Su facilidad para marcar quedó más que comprobada durante los primeros cinco partidos que disputó el equipo de Josan González este campeonato. Anotó siempre en cada uno de ellos y se convirtió en el pívot español más en forma de la considerada mejor liga del mundo. Ningún otro jugador de su posición en Primera de Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS) rubricó un guarismo similar: un tanto por choque era. Ese inicio le sirvió para recibir la llamada del preparador de la selección española, Fede Vidal. Su primera citación con el combinado nacional significó también su debut con éste. Fue -y es mientras otro no siga su estela- el primer futbolista del Córdoba Patrimonio de la Humanidad en participar con España.

Curiosamente, tras su estreno con La Roja entró en una fase más discreta en cuanto a anotación y apenas perforó las redes de la portería contraria ante el Fútbol Emotion Zaragoza en la undécima jornada. Después encadenó hasta tres duelos sin celebrar un tanto y sufrió una lesión que le apartó de la pista en la visita al Levante. Regresó el pasado martes para ayudar al cuadro califal a vencer a O Parrulo Ferrol en un choque trascendental para los intereses de ambos equipos en la lucha común por la salvación en la máxima categoría. La escuadra gallega sabía bien del murciano al recalar en el Palacio Municipal de Deportes Vista Alegre tras pasar precisamente por ella. Volvió de la mejor manera posible pues por primera vez en lo que va de temporada marcó más de una diana en un mismo encuentro. Para ser más exactos, añadió dos a un registro personal que está muy cerca de ser superior al que tuviera en toda la 2019-20.

En concreto, Alberto Saura contabiliza ocho goles en doce partidos cuando en el curso anterior concluyó con trece en veintitrés. Pero las cifras resaltan más todavía si se les da un uso comparativo más amplio. Sin ir más lejos, el jugador natural de La Unión no sólo es el máximo anotador del Córdoba Patrimonio de la Humanidad sino que firma un cuarto del total de sus tantos. El conjunto blanquiverde suma por ahora 31 dianas en trece encuentros, de forma que el murciano es el autor de hasta el 25,81% de las mismas. He ahí el motivo por el que goza de un protagonismo tan elevado dentro del cuadro califal y en la percepción de los aficionados. Por ejemplo, por otro lado, Zequi y Jesulito aportan entre ambos diez goles, apenas dos más que el pívot. Y para terminar de rizar el rizo, como se suele decir, el ya internacional con España está a sólo uno del guarismo más alto conseguido por un futbolista en Vista Alegre a lo largo de la anterior campaña: Manu Leal con nueve.

Con todo, aún puede realizarse un análisis de mayor extensión, no sólo con la mirada en el propio club presidido por José García Román. El murciano cuenta actualmente con el cuarto mejor dato de anotación de Primera de la LNFS, compartido con otros como Adolfo o Ferrao. De esta forma, aunque con mucha dificultad porque es mucha la competencia -le superan doce rivales en la clasificación-, está en la pugna por ser el máximo goleador de la competición. Se encuentra a tres de Daniel Saldise, del Inter, y Drahovsky, del Industrias Santa Coloma. Lo curioso es que en una revisión porcentual de la capacidad para marcar de cada uno de los jugadores con números altos el de La Unión se sitúa por delante incluso de los dos del Barça recientemente mencionados. Alberto Saura sella hasta ahora un promedio de 0,67 dianas por encuentro, mientras que los azulgranas se sitúan en un 0,62. Incluso Prieto, Paniagua y Matamoros, del Burela el primero y el tercero y del Peñíscola el segundo, con nueve tantos no llegan a la media del blanquiverde (0,60 los dos primeros y 0,64 el último).

Etiquetas
stats