El avance de la competición no da tregua y la necesidad aprieta cada vez más al Córdoba Patrimonio de la Humanidad, que trabaja ya centrado en el duelo del próximo sábado (19:00) en Vista Alegre ante el Jaén FS. Un choque fundamental para los intereses del equipo cordobés, que este martes ha tenido un acto importante al ser recibido en el Ayuntamiento de Córdoba como parte del acuerdo de patrocinio del Consistorio local, uno que, en palabras de su presidente José García Román, es “muy importante” para la economía de un club “modesto” y que “no tiene ningún mecenas detrás”.

Igualmente, el dirigente de la entidad ha analizado la actualidad del equipo, que afronta un choque vital tras dos derrotas consecutivas en las dos primeras jornadas. Y es que “no es el mejor comienzo ni el mejor rival para jugarnos bastante”, ya que subraya que el duelo ante el club del Santo Reino es “un poco una final”. Eso sí, admite que “antes de empezar la liga sabíamos que el partido de Noia era un poco trampa y si perdíamos íbamos a tener problemas porque luego ha sido Barcelona, ahora Jaén, luego vamos a Palma”, pero “esto es Primera División, lo que hay es que confiar en nuestras posibilidades y conseguir empezar a sumar puntos cuantos antes mejor”.

Sin duda, el Córdoba Patrimonio dio la cara y compitió de tú a tú ante la escuadra azulgrana, aunque “la imagen no es mala, pero eso no da puntos”, expone García Román, afirmando que “competir con el Barcelona es muy complicado, pero ya llegarán los rivales de nuestra liga y esperemos sacarlos adelante”. Asimismo, incide de nuevo en que “primero hay que buscar dos más malos que nosotros, pero sigo convencido de que tenemos equipo para no pasar apuros y, a partir de ahí, soñar”.

Finalmente, sobre la ausencia de Álex Viana, quien aún no ha podido incorporarse con el resto del grupo, explica que “se han dado una serie de circunstancias” y, aunque prefiere “no hablar de los consulados porque puede ir en contra nuestra”, detalla que “vas una vez, le piden un certificado de penales de Polonia, cuando el año pasado estuvo aquí y no se lo pidieron. Lo apartamos y te van pidiendo sucesivamente que esté sellado por la embajada, que esté traducido, una serie de cosas…”. En definitiva, “esperemos que en un plazo de dos semanas esté aquí con nosotros, son cuestiones burocráticas”, apostilla. 

Etiquetas
Etiquetas
stats