Edu Ramos, de repente un ‘matador’

Albacete - Córdoba (0-3) en el Carlos Belmonte | LOF

Es la salsa del fútbol. Lo que hace vibrar pero también sufrir. Depende, claro está, del lado que caiga. Es el gol, un logro que algunos tienen como deber casi único, y esos son los delanteros, y que para otros es apenas conocido. Porque hay futbolistas que, alejados de posiciones ofensivas y con otras tareas, saben poco qué sensación causa ver puerta. De repente, un tanto supone una alegría máxima. No tanto inesperada si se busca. Es lo que le sucedió a Edu Ramos en la tarde noche del viernes en el Carlos Belmonte, un estadio que conocía a la perfección y en el que precisamente consiguió anotar su última diana hasta este partido. El malagueño rompió un largo período sin batir a un guardameta rival ante el Albacete. Tanto es así que transcurrieron dos años y dos días hasta que lo hizo de nuevo. Su certero remate sirvió para iniciar además el camino del Córdoba hacia el triunfo en tierras manchegas.

Un saque de esquina ejecutado a la perfección por Javi Lara, una aparición dentro del área local y un cabezazo. Edu Ramos estableció el 0-1 para los blanquiverdes en el Carlos Belmonte y pudo celebrar al fin un tanto suyo. Aunque en realidad no festejó y optó por pedir perdón a la afición manchega: de ese equipo procedía cuando firmó con el Córdoba. "Llevaba mucho tiempo sin meter gol en partido oficial. Me he estrenado con el Córdoba y estoy muy contento por eso. Es una pena que haya sido en este campo donde tengo buenos recuerdos, pero son 90 minutos en los que te aíslas de todo y lo que quieres es ganar el partido, hacerlo lo mejor posible", expresó el jugador de Churriana tras el choque en tierras manchegas. El centrocampista, que se mostró plenamente satisfecho con su diana y con la victoria, señaló que su tanto fue producto de lo realizado en los entrenamientos. "Esta semana hemos trabajado esa estrategia y la verdad es que la primera que hemos tenido, la hemos enchufado", apuntó.

De repente se convirtió en matador. Surgió para poner en ventaja a su equipo, abrir una lata que después engordó hasta los tres goles y, por otro lado, acabó con una sequía personal de dos años y un día. Edu Ramos no marcaba en partido oficial desde el 23 de agosto de 2015. Fue en la primera jornada de Liga de la campaña 2015-16 y el mediocentro militaba entonces en el Albacete. Caprichos del destino, su siguiente diana llegó ante el cuadro manchego, y en su campo. De ahí que tras batir a Tomeu Nadal decidiera hacer un gesto de disculpa a la afición local. Es cuestión de respeto y sentimientos. Y lo cierto, sin embargo, es que terminó muy feliz. También, como es lógico, por el resultado final de 0-3. "Hoy se ha visto un Córdoba muy diferente, todo el mundo quería la pelota y ha salido todo lo que nos pedía el míster", indicó acerca del juego del conjunto califal respecto del primer choque del campeonato ante el Cádiz.

La satisfacción por su gol y por la victoria no hizo, de todos modos, que el malagueño perdiera la perspectiva. Hay que disfrutar, pero con conocimiento de causa. "Nosotros siempre queremos dar más, aquí no acaba todo. Hay que seguir trabajando cada semana y a partir de ahí iremos mejorando colectiva y personalmente", expuso a la hora de hablar sobre la identidad del Córdoba. Por cierto, que el marcador definitivo puede hacer pensar que el encuentro fue fácil para los de Carrión y en realidad no lo resultó. "Tú ves un 0-3 y es un resultado muy abultado, pero no ha sido nada fácil. El Albacete juega muy bien", comentó Edu Ramos, quien además dio importancia al hecho de no encajar. "Dejar la portería a cero te da un plus más de confianza para el siguiente partido. Estamos muy contentos por el resultado y también por esa portería a cero", admitió el centrocampista.

Etiquetas
Publicado el
26 de agosto de 2017 - 14:15 h
stats