Ecos de Tokio: Julia Figueroa, en la senda de la esperanza renovada

Julia Figueroa celebra un triunfo | COE

Corre el mes de agosto. Igual que ocurriera el miércoles. Esta vez, de nuevo con calor en la ciudad -y en la provincia-, es el día anterior aunque aparezca después. Sí resulta más necesario en esta ocasión el aire acondicionado pues la hora es más temprana, dentro de la tarde estival, que la de la jornada que ha de venir. Y en este escenario, no son pocos los que esperan ante la pantalla del ordenador sobre todo. Porque es más complicado seguir la evolución de los acontecimientos por televisión. Lo cierto es que en Córdoba, principalmente los grandes amantes del deporte, están pendientes de lo que haga una de sus representantes en el evento más importante del mundo. Son los Juegos Olímpicos, que se desarrollan desde julio en Río de Janeiro. Es 6 de agosto de 2016 y faltan más de 24 horas para que Fátima Gálvez compita por medalla. Ahora, en torno a las cinco, el turno es para Julia Figueroa, que interviene en su primera cita de este tipo. La judoca salta a tatami plena de ilusión pero cae a las primeras de cambio.

Tras su experiencia, un tanto ingrata, en Brasil, la judoca va camino de convertirse en la segunda olímpica de la provincia en Tokio. Mientras Fátima Gálvez tiene sellado su pasaporte, la judoca está muy cerca de hacerlo. De hecho, hay quien lo da por seguro desde hace tiempo. Aún más después de la gran trayectoria que cerró la cordobesa este año hasta que la pandemia de Covid-19 causó la cancelación de los torneos en el panorama internacional. Se hizo con más de una y de dos medallas y comenzaba a mirar billetes para viajar a Japón. De repente, los Juegos también se suspendieron y quedaron aplazados a 2021. Para dicha fecha tiene mucho trabajo adelantado Julia Figueroa, cuya presencia en un segundo magno evento debe certificar hasta el mes de mayo del próximo mayo.

Aunque todavía no la tiene garantizada, su plaza sí que está en sus manos. Un hecho éste que puede comprobarse fácilmente al acudir al ranking mundial -que es el que aporta los puestos en los Juegos Olímpicos-. Julia Figueroa, canterana del Kodokan de la capital pero residente en Valencia desde que entró en la mayoría de edad, ocupa actualmente el cuarto lugar internacional, que en realidad es el tercero al tener por delante a la nipona Funa Tonaki. La japonesa va a acudir sí o sí a Tokio al ser del país anfitrión. El caso, para ir a lo importante, es que la deportista del Terra i Mar levantino cuenta con 4.407 puntos y supera en 72 a la rival que le sigue, la francesa Melanie Clement. Con todo, el detalle más significativo se encuentra en la ventaja que tiene sobre la otra española que opta a estar en Asia de aquí a poco menos de un año.

Se trata de Laura Martínez Abelenda, que es octava en el ranking mundial y acumula 3.578 puntos. Es decir, se sitúa 829 por debajo. Por tanto, el riesgo de perder su plaza es mínimo o casi nulo. Pero no tiene intención la cordobesa de perder brío en el tatami cuando se produzca la vuelta a la competición que, como mínimo y según todo hace indicar, no se va a dar hasta noviembre. No en vano, Julia Figueroa no sólo quiere acudir a sus segundos Juegos Olímpicos sino resarcirse en relación a lo vivido en los anteriores. La judoca marchó a Río de Janeiro de 2016 con una de las aspirantes a subir al podio en el torneo de menos 48 kilógramos, que es su categoría. Antes de entrar en competición ya tuvo un ligero problema pues hubo de perder peso para no rebasar el establecido. Sufrió deshidratación.

Con un carácter marcado por el afán de superación, Julia Figueroa encaró su primer combate como si nada hubiera ocurrido. Arrancó en octavos de final por su condición de favorita gracias al ranking mundial pero se topó con una rival dura. Ésta fue la cubana Dayaris Mestre. Una penalización y un posterior waza-ari conllevaron el adiós prematuro, y decepcionante para la deportista afincada en Valencia, de Brasil. Y eso que era quinta cabeza de serie. Para que esto no vuelva a ocurrir en Japón trabaja en estas Olimpiadas de tiempo ampliado por la crisis sanitaria de Covid-19.

Etiquetas
stats