La dispar realidad de los cedidos

Zelu, en un partido con el Córdoba en El Arcángel | ÁLEX GALLEGOS

Mucha es la tarea que tiene por delante. Cierto es que tiene trabajo adelantado según informara días atrás su consejero delegado, Javier González Calvo, pero no es menos verdad que son bastantes las decisiones que debe tomar. La confección de la plantilla comienza, en principio, con la revisión de su situación actual. En este sentido, acerca de tres nombres -además de otros- tiene que posicionarse el Córdoba de entrada -si es que no lo ha hecho ya-. Ha de hacerlo en concreto la dirección deportiva, parcela comandada por Miguel Valenzuela y donde Juan Gutiérrez Juanito desempeña un rol principal. Ellos son los encargados de definir en primera instancia el futuro de tres de los cuatro futbolistas cedidos por el club la segunda vuelta de esta temporada. Y la realidad de cada uno de ellos es muy diferente.

Todavía permanece en suspenso el proyecto 2020-21, es necesario recordar, pues la entidad aguarda a una resolución definitiva sobre la compra de la unidad productiva por parte de Infinity. Un dictamen que puede tardar en llegar dadas las circunstancias provocadas por la pandemia de Covid-19. Antes el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía debe designar sustituto al juez Antonio Fuentes, recusado antes del estado de alarma. El caso es que mientras estos hechos tienen lugar la dirección deportiva del Córdoba trata de no perder tiempo. Es en este punto en el que aparecen muchos nombres propios. Tres de ellos son los de Zelu, Sebas Moyano y Víctor Ruiz, a los que en teoría les corresponde reintegrarse en la nómina del cuadro califal una vez acabada la campaña. Sin embargo, es probable que no todos lo hagan -e incluso ninguno-.

Muy dispar es la situación del central y los atacantes. De entrada, cabe la aclaración de que a Fernando Román no se le espera. El zaguero salió en el mercado de invierno rumbo a Marbella, con cuyo equipo firmó hasta junio de 2021. Su cesión se cerró con una duración de un curso y medio. Otra cuestión es que el conjunto de la Costa del Sol decida romper el acuerdo. En cualquier caso no es una postura que pueda conocerse a corto plazo ya que el cuadro malagueño está pendiente de la disputa del play off exprés dispuesto por la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) para dilucidar los ascensos a Segunda A.

Precisamente a esa extraña promoción aguarda otro de los clubes en que milita bajo préstamo uno de los tres futbolistas antes mencionados. Se trata del Logroñés, cuya camiseta viste Zelu desde enero. El jerezano volvió a salir cedido y esta vez lo hizo a una entidad que consiguió hacerse con el título de campeón de su grupo, el II, y que en la actualidad espera a la pugna por el salto de categoría. El atacante jugó un total de seis partidos hasta la suspensión de la temporada con motivo de la emergencia sanitaria por el Covid-19, de forma que se convirtió en hombre importante del cuadro riojano. Lo cierto es que su vuelta depende de lo que ocurra finalmente con el conjunto de Las Gaunas. Porque si el club escala a Segunda A se hace directamente con los derechos del jugador. “Volvería salvo que ascienda el Logroñés”, desveló González Calvo en este sentido.

Un tanto compleja es también la realidad en torno a Sebas Moyano, cuyo futuro está en el aire casi más que en el caso de Zelu. El canterano salió de nuevo de El Arcángel para vestir la elástica del Valencia Mestalla. Una cesión ésta con la que el Córdoba dejó hueco para fichajes en el mercado de invierno y que sirvió para ganar tiempo de cara al verano. El motivo no es otro que el acuerdo que en su día cerraron Jesús León, como propietario y presidente del club califal, y Tino Saqués, su homólogo en el Lugo. La entidad gallega tiene preferencia de compra sobre el de Villanueva del Duque hasta el 11 de julio.

De ahí que salvo que se pronuncie en contra del ejercicio de tal opción el cuadro califal debe esperar todavía poco menos de dos meses para decidir sobre la continuidad o no del atacante. Resulta probable que si vuelve tanto el jugador como la dirección deportiva busquen una salida. En una situación parecida en el último aspecto se encuentra Víctor Ruiz, quien sí tiene asegurado su regreso. El central defendió en la segunda vuelta del campeonato los intereses del Atlético Levante. Previsiblemente, Miguel Valenzuela y Juanito le tienen anotado como posible baja. Más que nada porque su rendimiento esta campaña no fue el deseado. Tanto es así que apenas tuvo oportunidad de disputar unos cuantos encuentros antes de su cesión.

Etiquetas
stats