El Deportivo Córdoba, de repente medio mes fuera de acción

Juanma Cubero, con sus jugadoras en un partido.

Hasta el 20 de febrero no vuelve a la pista. Claro está, para disputar un partido pues la actividad continúa normalmente. Va a ser, entonces o un día después -ya depende del horario que se establezca-, después de jugar su último encuentro el 31 de enero. Ahí es nada. La razón de tan larga espera para retomar el pulso al Grupo III-B de Segunda es la concatenación de circunstancias vistas ahora como desfavorables. De entrada, el Deportivo Córdoba va a cerrar este fin de semana sin intervenir debido a la suspensión de su duelo con el Camoens, conocida la noche del viernes. Un hecho éste que tiene lugar precisamente cuando al cuadro cajista le corresponde jornada de descanso en el calendario de clubes impares de su competición. Por tal motivo, al equipo de Juanma Cubero le toca elevar los esfuerzos para no perder el ritmo que le permite ser uno de los conjuntos más poderosos de la categoría.

El pasado viernes el Juez de Competición de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) dictaminó el aplazamiento del choque de las cordobesas con el Camoens. Por supuesto, la causa de dicha resolución fue como en la inmensa mayoría del resto de precedentes la detección de al menos un contagio de Covid-19 en una plantilla. Esta vez el caso apareció en la del conjunto ceutí, que debía medirse al Deportivo Córdoba en Vista Alegre el sábado a las 18:30. La medida no era extraña en global y tampoco para la entidad presidida por Pablo García, que ya sufrió atrasos anteriormente. Pero se tornó en un escollo inesperado en cuanto al nivel competitivo de las jugadoras por afrontar en el siguiente fin de semana un parón particular. Dicho de otro modo, a las cajistas no les queda más remedio que aguardar medio mes fuera de acción.

La coyuntura llega quizá en el momento menos idóneo de la campaña. No en vano, el Deportivo Córdoba está ante las últimas cinco fechas de la primera fase del curso. Se trata, por tanto, de un tramo decisivo de cara a seguir en la pugna por el ascenso ya en la segunda etapa de la temporada. Quizá por ello la tesitura no sea demasiado del agrado en Vista Alegre. Claro está que no hay más remedio que adaptarse. “La verdad es que, por la agenda que tenemos programada, sí que es un contratiempo estar dos semanas sin competir. Eso, para el ritmo que llevamos, no es bueno”, indica el técnico cajista, Juanma Cubero. “Respetando el tema de la salud, que es lo primero, tenemos que estar al día de lo que hay y saber que con cualquier circunstancia tienes que parar para no contagiar a más jugadoras y equipos”, añade.

A pesar de todo, como queda comprobado por sus palabras, el entrenador cordobés no pierde el tiempo en lamentos y prefiere mirar en el futuro inmediato -aunque éste no lo es tanto en esta ocasión-. Su equipo se ejercitó en la tarde del sábado a la hora de su encuentro ante el Camoens para mantener el alto grado de trabajo y preparación, lo que ha de hacer también en adelante hasta el 20 -o 21, quién sabe- de febrero. En ello es en lo que piensa su plantilla, que afirma “está con mucha motivación y con muchas ganas de competir”. “Este tipo de cosa nos echa un pasito atrás pero tenemos que ser conscientes de que esto nos puede pasar cada semana y tenemos que trabajar como si fuéramos a competir”, explica Juanma Cubero al respecto. “Nuestras expectativas se están cumpliendo como pensamos y sólo nos queda trabajar Lo demás, lo que sea externo, ya no es nuestro problema”, agrega.

Significa esto que en el Deportivo Córdoba continúan con la mentalidad en lo que es realmente importante. No es otro asunto que completar su magnífica primera fase de campeonato con el mayor número de victorias en los partidos que restan. Y son pocos a estas alturas. Después de estas dos semanas sin medir fuerzas con ningún rival, el cuadro cajista debe visitar al Sporting Garrovilla, recibir a La Cruz Villanovense y, por último, acudir a Guadalcacín. A estos choques ha de sumarse, claro está, el atrasado con el Camoens. Aunque es cierto que tiene muy cerca su clasificación para el tramo destinado a alcanzar una plaza de play off, todavía es necesario certificarla. En lograr tal meta piensa todo el plantel aun cuando vive el referido contratiempo. “Es nuestro objetivo. Nosotros estamos siguiendo el camino que teníamos planteado, que es sacar los máximos puntos posibles, ir partido a partido y sellar la segunda fase lo más pronto posible”, expone Juanma Cubero para zanjar.

Etiquetas
Publicado el
7 de febrero de 2021 - 05:10 h