El cordobés Gabriel Merchán, en la cima del squash

Gabriel Merchán, tercero por la izquierda, con la selección andaluza de squash.

Si nos paramos a pensar en los requisitos indispensables para que un deportista triunfe, es prácticamente seguro que las dos palabras que nos vendrán a la mente son talento y trabajo. Sin lugar a dudas, esas dos cuestiones abarcan una gran cantidad del camino a seguir para desarrollar una carrera deportiva. Sin embargo, en multitud de casos, existe otro extremo que representa de manera totalmente justificada el aval para continuar llevándolo a cabo. El sacrificio.

Hay disciplinas que te permiten desarrollar los dos primeros conceptos y tener una vida normal. No obstante, hay otras en las que no basta solo con eso. Deportes minoritarios que requieren de un esfuerzo extra para complementar la rutina diaria con los incontables entrenamientos. Uno de los esos casos ocurre con el squash, una modalidad que, además, en Córdoba tiene como complemento adicional al desconocimiento al solo haber una pista (Palacio de Deportes Vista Alegre) en toda la ciudad. Y, a pesar de ello, surgen campeones nacionales.

El cordobés Gabriel Merchán Moñux, del Club Squash Córdoba, se ha proclamado campeón del prestigioso torneo Open Internacional Juan Zurita en su décimo sexta edición, en la categoría +40. Además, el jugador compite a nivel nacional en en Open (todas las edades y categorías) y Master (divididos por edad), a nivel andaluz también en el circuito Open y es miembro de la selección andaluza de squash, la cual se encuentra entre las mejores de todo el panorama nacional. En su palmarés también se refleja haber sido campeón absoluto de Madrid en 2013, subcampeón en 2014, subcampeón del Máster Internacional de Valencia en 2015 y subcampeón en el Open de Albacete en 2015, entre otros éxitos. Además, Merchán compagina competir con gran parte de la élite de este deporte en España con su trabajo de bombero en el Ayuntamiento de Córdoba.

Un sacrificio tanto físico como económico, aunque su caso ha tenido ciertos beneficios. "Gracias a mi profesión, en la que estamos a turnos de 24 horas, puedo compaginar los entrenamientos y competiciones, las cuales evidentemente me costeo por la pasión que tengo. Además, el squash también me sirve para mantenerme muy en forma para desempeñar mi trabajo", comenta Gabriel Merchán.

No obstante, a veces los éxitos conseguidos no traen consigo la ayuda necesaria. "Antes del torneo Zurita, y a través de la Federación Andaluza, solicité poder acceder a la pista de Vista Alegre sin coste, acreditando mi palmarés. Aún sigo esperando respuesta", explica el jugador cordobés. Una práctica deportiva a la no puede denominar oficio debido al desconocimiento y a la falta de apoyo general, a pesar de competir en la élite nacional. El squash es un deporte minoritario que, según una investigación de la prestigiosa revista Forbes, ha sido considerado el más saludable del mundo. Y en el que un cordobés, Gabriel Merchán, brilla por toda España con su raqueta mientras se gana la vida como bombero en su ciudad natal.

Etiquetas
stats