La adaptación a un calendario cambiante

Josan González, en un entrenamiento del Córdoba Patrimonio.

A estas alturas de campeonato, con todas las circunstancias habidas, surge una duda. ¿Sufre en la clasificación por culpa de la pandemia? Ésta es la pregunta que bien cabe realizarse en relación al Córdoba Patrimonio de la Humanidad. Básicamente porque su calendario varía de manera casi permanente. Ocurre en forma de aplazamientos, y ya son siete los que acumula, con motivo siempre de casos de Covid-19 en sus rivales. Precisamente este hecho imposibilita un normal desarrollo de la actividad competitiva, lo que genera, como es lógico, una mayor complejidad a la hora de coger ritmo. Como ejemplo de ello se encuentra la más reciente suspensión de un partido, esta vez con la visita a Burela el sábado. Y si uno va más allá, con la situación que vive el conjunto blanquiverde a lo largo de 2020.

Por si fuera poco la crisis sanitaria provocada por el coronavirus, con consecuencias a nivel deportivo tales como la seguridad en contacto o la ausencia de público en Vista Alegre -como en el resto de recintos-, el Córdoba Patrimonio de la Humanidad halla un problema añadido durante esta campaña. Es el constante cambio de fechas y, por ello, de planes para el cuadro califal. No en vano, el atraso de un choque no es sólo eso. Se producen una modificación en el programa de trabajo del equipo en cuestión, en el caso que ocupa el dirigido por Josan González, y una alteración de la continuidad en la competición. Esto último sucede no tanto por romper un esquema sino por el hecho de no tener una marcha determinada a la hora de medir fuerzas con otros rivales. Sin ir más lejos, durante enero el conjunto blanquiverde no intervino en la primera jornada del año por un aplazamiento, disputó otro suspendido y jugó uno más, con un duelo en su fecha, después de lo fijado inicialmente.

Es decir, todo cambió según lo previsto por la entidad. Y lo peor es que esto ocurrió, como quien dice, de un día para otro en algunos casos. Además, venía la escuadra de Josan González de enfrentarse a O Parrulo Ferrol el 29 de diciembre, por una de las cancelaciones temporales referidas, y no tuvo un período vacacional al uso. El colmo a esta difícil realidad se da con el aplazamiento también del encuentro que correspondía al sábado en la pista del Burela después de un fin de semana de parón en Primera de la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS). Queda claro con lo dicho que el Córdoba Patrimonio de la Humanidad no sólo tiene que competir en el parqué y luchar contra el Covid-19 sino hacer ambas cosas en relación a las circunstancias. Así es difícil lograr un punto óptimo de juego y, por ende, una capacidad cierta de obtener victorias.

Como conclusión, el actual curso del conjunto blanquiverde en la considerada mejor liga del mundo puede resumirse en una idea: la adaptación a un calendario cambiante. Y eso conlleva no sólo períodos más amplios de los debidos sin medirte a otro equipo, también la acumulación de choques en un determinado tiempo. Es lo que sucede con el mes de febrero, aun cuando el cuadro califal reste uno como es el de Burela. Como ejemplo, el Córdoba Patrimonio de la Humanidad recibe el jueves 11, si nada lo impide pues no se sabe ya, al Inter en el Palacio Municipal de Deportes Vista Alegre. Apenas tres días después, el domingo 14, se enfrenta también en su feudo a un rival directo en la pugna por la permanencia como el BeSoccer UMA Antequera. Las dos citas tienen horarios desde el miércoles, algo que al menos supone un paso adelante en la difícil tesitura en la que otros clubes colocan al presidido por José García Román.

Sí, el equipo de Josan González tiene la posibilidad de trabajar para competición con dos horarios anotados de una tacada. Otro aspecto que tampoco es favorecedor a lo largo de la presente temporada: la configuración de cada jornada es oficial apenas tres o cuatro días antes de que entre en juego. Los blanquiverdes, por cierto, se miden a la escuadra de Torrejón de Ardoz a las 17:00 y a los malagueños, a las 13:00. Salvo un nuevo contratiempo, ambos duelos van a abrir una serie de cinco en una quincena al encarar el cuadro califal otros tres ante ElPozo Murcia Costa Cálida -atrasado del 4 de enero- y Barça lejos de su feudo y Peñíscola en Vista Alegre. Ahí es nada.

Etiquetas
Publicado el
4 de febrero de 2021 - 05:30 h
stats