Previa

¿Qué queremos ser?

Lance de un encuentro del Córdoba en El Arcángel.

0

Cualquier tropiezo ya es mortal. Sin el condicional. Es innegable que todo margen de error ha quedado atrás ya para los contendientes en el Grupo IV-B de la Segunda B. Y entre ellos, como es lógico, está el Córdoba. El conjunto blanquiverde iniciará este mismo domingo una andadura final (y breve) y que dirimirá finalmente el techo del club. Al menos en lo que respecta a la primera fase. Eso sí, cabe puntualizar, como ya se ha dicho en ocasiones anteriores, que todo lo que no sea finalizar entre los tres primeros del subgrupo debe considerarse un absoluto fracaso. Por historia, presupuesto, plantilla y objetivo. Es lo previsto y así se han encargado de reconocerlo todo los protagonistas de la entidad en cada intervención pública. A vida o muerte. Sin nada más allá que eso. De momento. 

El Arcángel vuelve a abrir sus puertas, en esta ocasión hasta a 800 espectadores dada la bajada de la incidencia de Covid-19, en lo que será una nueva final para los de Pablo Alfaro. Sin duda, el pulmón de la grada resultará fundamental para doblegar a un Real Murcia que trata de apurar sus opciones de alcanzar la plaza que actualmente ocupan los califas. En efecto, el Córdoba es a día de hoy tercero en la clasificación con 23 puntos, a solo tres del segundo, aunque con los mismos que el cuarto y el quinto. Además, el sexto, que es precisamente el cuadro levantino, posee tan solo uno menos. Estrechez máxima en una tabla en la que casi todos pueden aspirar a lo máximo. 

En este sentido, uno de los puntos más significativos llegará en la portería, donde se mantendrá una semana más Edu Frías como arquero titular, teniendo en cuenta que Becerra sigue entre algodones. Además, el centro del campo sufrirá otra pequeña revolución, puesto que Javi Flores se postula para el once tras varias jornadas de intermitencia, así como Alberto del Moral, que regresa tras su sanción. 

Ahí se sustenta el eje vertebral de un equipo que, casi con toda seguridad, mantendrá la misma fórmula ofensiva que ya le sirvió para doblegar al Linares, líder de la categoría. Desde el frente de ataque partirán Arroyo, Ródenas y Piovaccari, éste última con la intención, una semana más, de recuperar su acierto. Con todo, quizá el propósito más urgente pase por mantener de nuevo la portería a cero tras cinco encuentros seguidos encajando al menos un gol. 

Para ello tendrá que superar a un adversario que llega en un momento similar al del Córdoba. De hecho, los rojillos han sumado solo cinco puntos de los últimos quince posibles, mismo registro que los blanquiverdes. No obstante, su pobre bagaje previo les hace estar por detrás. Un club que vivió una remodelación invernal, y en el que sobresale la figura de Alberto Toril, su jugador más peligroso arriba. Por si fuera poco, tres excordobesistas como Loreto, en el banquillo, Algar, en la dirección deportiva, y Verza, sobre el césped, buscarán igualmente hacer daño a su antiguo club. 

Sea como sea, la idea del Córdoba no debería ser otra que ganar y desahuciar virtualmente a un adversario directo. ¿Qué queremos ser? ¿Hasta dónde queremos llegar? Dos preguntas sencillas que a buen seguro retumbarán durante toda la jornada del domingo en el vestuario blanquiverde. Y todo ello pasa por ganar el Murcia. 

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
Publicado el
7 de marzo de 2021 - 05:00 h