Sumada la capacidad de reacción

Antonio Casas celebra su primer gol ante el Rayo Majadahonda

Otra lección aprendida. Y una tarea más ya realizada. Aunque por ahora sólo se trata de una prueba y no de un examen real, es importante avanzar en distintos aspectos de cara al curso. Es lo que consigue, poco a poco, el Córdoba. Tras mantener a cero su portería, el conjunto blanquiverde logra rehacerse a una situación adversa. No es una cuestión baladí ésta si se tiene en cuenta que durante la campaña 2020-21 no supiera recuperarse a un resultado en contra. La remontada ante el Rayo Majadahonda en el partido del viernes sirve al equipo dirigido por Germán Crespo para cobrar confianza también en este sentido. Porque no siempre va a darse la posibilidad de empezar con triunfo, pero sí va a ser necesaria esa facultad para levantarse tras la caída.

Sumada la capacidad de reacción a la lista de temas estudiados y entendidos. Ésta es quizá la conclusión más positiva del último amistoso hasta la fecha. También porque en dos de los cuatro choques que ya había disputado el cuadro califal mostró escasez de argumentos para rebatir un gol en contra. Si bien es cierto que ante el Linares falló más la puntería ante el marco contrario. El caso es que el Córdoba sufrió dos derrotas sin que sus adversarios requirieran anotar más de un tanto. Les valió con el que abrió el tanteador en cada caso. Ocurrió ante el cuadro jiennense en El Arcángel, en el inicio del calendario de duelos preparatorios. Y volvió a suceder en Punta Umbría, ante un conjunto de inferior categoría en esta ocasión como lo es el Recreativo de Huelva. Las dos escuadras andaluzas se adelantaron y lograron manejar el resultado.

En los mencionados encuentros sufrió el conjunto blanquiverde el mismo mal que tuvo como hándicap -uno de ellos- durante la pasada campaña. Porque en la 2020-21, fue incapaz de remontar un solo encuentro de todos aquellos en los que se vio por debajo en el tanteador. Cierto es que al menos demostró cierta capacidad de reacción en dos contiendas, que además se disputaron de forma consecutiva. A lo más que llegó, no obstante, fue al empate. En Murcia, ante el UCAM, se rehízo para igualar un tanto y establecer un 1-1 que en realidad supo a poco. No en vano, el contexto es importante para comprender cada situación. Dicho partido se desarrolló de tal forma que el cuadro califal fue netamente superior a su rival. El Córdoba mereció la victoria entonces, pero la falta de acierto y la suerte, a partes iguales, no lo permitieron. Una semana después se repitió el escenario final pero no el guion: igualó a uno con el Recreativo Granada en El Arcángel.

Ante el Rayo Majadahonda, la película cambió por completo. Y no sólo eso sino que el equipo dirigido por Germán Crespo se colocó dos tantos por encima gracias al frenesí anotador -bienvenido sea- de Antonio Casas. El propio técnico recalcó la relevancia de ese impulso tras el golpe para remontar. Lo hizo, eso sí, tras dejar un recado a sus jugadores. “Lo peor es que hemos entrado mal al partido y regalado un gol en los primeros minutos, pero el equipo ha reaccionado bien y eso es lo más importante”, dijo el granadino después del choque con el cuadro madrileño. Lo cierto es que esta vez el Córdoba no sólo se recuperó de un mazazo concreto durante 90 minutos sino que se sobrepuso a un muy mal partido en global para ofrecer después una imagen mucho mejor y más alentadora, un aspecto que también resaltó su entrenador.

Porque el conjunto blanquiverde encaraba esta semana después de una derrota ante un Recreativo de Huelva que va a estar un escalón por debajo en la campaña 2021-22 pero más aún con unas sensaciones desagradables. El equipo completó un encuentro más que discreto -por no endurecer la crítica- y en cierto modo surgió el nerviosismo en el entorno -y eso que todavía era el tercero de nueve amistosos-. Sin embargo, dio un nivel más alto con posterioridad ante dos adversarios que militan una división por encima en el próximo curso. Primero se deshizo del Algeciras en su propio feudo (0-1) y después superó, como ya se mencionó y se sabe, al Rayo Majadahonda (3-2). “Lo bueno de las pretemporadas es que sabemos que va a haber partidos malos, como los habrá durante la temporada porque es muy difícil mantener el ritmo y, sobre todo, el acierto en todos los partidos”, señaló Germán Crespo al ser cuestionado por el hecho. “Después de hacer un mal partido, estoy satisfecho porque el equipo se repone”, quiso añadir para zanjar al respecto.

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
Publicado el
15 de agosto de 2021 - 05:45 h