Una de cal y otra de arena

Jugadores del Córdoba celebrando un gol.

0

Un encuentro que debía servir para dar un golpe encima de la mesa. Tras la derrota ajustada ante el Linares Deportivo (0-1), el Córdoba CF afrontaba su segundo test de la pretemporada frente a un rival de inferior categoría. El Marbella FC llegaba al Estadio El Arcángel tras sufrir un doble descenso en la pasada campaña regular. El cuadro marbellí está planificando una plantilla con opciones claras de conseguir el ascenso a Segunda RFEF, aunque para ello debe prepararse ante un curso de infarto. Por su parte, la entidad blanquiverde debía seguir cosechando sensaciones positivas tras las conseguidas días antes en la visita del conjunto minero al feudo ribereño y era un día propicio para ello. Aun así, los chicos de Germán Crespo lograron una gran victoria merced a un cabezazo final de José Cruz aunque dicho triunfo podría haber sido más cómodo y abultado, ya que el plantel dirigido por Abraham García logró igualar una contienda aparentemente decidida a lo largo de la segunda mitad.

Y es que el partido comenzó con un Marbella intentando dominar y sacando el balón jugado, pero sin complicarse en exceso a la hora de circular el esférico entre sus defensores. Tanto fue así que una pelota despejada por la zaga visitante fue recogida por un Isuardi que dribló a Bernardo Cruz y su disparo fue repelido por el larguero de la meta defendida por Jaylan Hankins -meta titular en el encuentro debido a las molestias físicas de Felipe Ramos y Carlos Marín-. Por su parte, el Córdoba CF quiso responder rápidamente a la salida ofensiva del conjunto marbellí y a punto estuvo de hacerlo realidad a la salida de un córner ejecutado por Viedma que José Alonso erró en el remate cuando ya se cantaba gol en las gradas de El Arcángel, aunque no tardó en hacerlo. Toni Arranz, como ya se pudo ver durante el primer partido, es la brújula del mediocampo blanquiverde y, gracias a un desplazamiento en largo suyo, Ekaitz Jiménez puso un centro medido para que Willy Ledesma rematara a placer en el segundo palo, instaurando el primer tanto de la pretemporada en el feudo ribereño.

Este gol dio un balón de oxigeno a un Córdoba que fue sorprendido por las ganas de dominar el juego de un Marbella que no se achantó con la calidad individual y colectiva de la entidad blanquiverde. De hecho, los chicos dirigidos por Germán Crespo ofrecían algunas indecisiones en tres cuartos de su propio campo que quiso aprovechar un cuadro marbellí que estuvo cerca de poner la igualada en el luminoso, pero el disparo de Pato fue despejado por la defensa local. Aun así, el plantel califa seguía insistiendo y llegando con relativa facilidad a la meta de Santomé en apenas tres o cuatro toques. Gracias a esto, Adrián Fuentes ganó el mano a mano con su defensor, dejando solo a un Willy Ledesma que tuvo el segundo en sus botas, pero el balón salió rozando el palo del arco malagueño. Sin embargo, esta tendencia positiva fue en aumento hasta que finalmente subió la distancia al marcador por medio de un Fuentes que cabeceó al fondo de la red un nuevo centro de Viedma.

Conforme los minutos pasaban, los blanquiverdes se sentían todavía más cómodos sobre el terreno de juego y eso se notaba en las acciones tanto individuales como colectivas. Los jugadores a las órdenes de Germán Crespo disfrutaban con el balón en los pies y las llegadas se iban sucediendo con más frecuencia. De hecho, y una vez más, Viedma cogió el esférico en tres cuartos sin oposición aparente y filtró un buen pase para un Willy Ledesma que estuvo ágil para superar a Santomé por arriba, subiendo el tercer tanto al electrónico, siendo éste su segundo en su cuenta particular. Y es que el Córdoba completó una primera parte para enmarcar, logrando ser incisivo en campo rival y solvente en el suyo propio, teniendo como brújula a Toni Arranz y a Viedma como verdadero punto de anclaje en el ataque, aunque el Marbella no había dicho su última palabra en estos primeros 45 minutos. De hecho, el encuentro se fue al descanso con un tanto de Isuardi tras un gran pase de Pato.

El paso por vestuarios no cambió en exceso la tónica que había transcurrido a lo largo de la primera mitad. El Córdoba seguía igual de vertical a pesar de cambiar a ocho jugadores y en defensa ofrecía una puesta en escena sólida. De hecho, los blanquiverdes miraban la portería visitante con insistencia y a punto estuvo de llegar el cuarto merced a un gran cabezazo de José Cruz, aunque Santomé se empleó a fondo para despejar ese esférico. Sin embargo, el Marbella intentaba recortar la distancia en el electrónico por medio de contragolpes eficaces y así fue cuando se cumplían los diez primeros minutos del segundo periodo. El recién entrado Kiko Carmona filtró un buen pase para un Alberto Castro que se giró con comodidad para batir a Jaylan con un disparo raso.

Gracias a esta acción, el Marbella volvió a meterse en el partido, aunque el Córdoba CF seguía dominando la segunda mitad refugiándose en el balón. De hecho, las llegadas seguían sucediendo con disparos desde media distancia sin apenas peligro para la meta defendida por Mariscal. Aun así, y conforme el encuentro transcurría, los blanquiverdes encontraron la referencia clara en ataque. Y es que Luismi Redondo estaba siendo incisivo, ofreciendo espacios a unos mediocentros que filtraban pases a la zona ofensiva con mucha más facilidad. Gracias a estos huecos, Antonio Casas tuvo opción clara de disparo, aunque el arquero visitante lo repelió sin problemas aparentes. Sin embargo, el cuadro malagueño se había metido de lleno en el encuentro sin hacer apenas ruido y gozó de una oportunidad clara que fue aprovechada para instaurar el empate en el electrónico. Alberto Castro remató dentro del área un centro de Grillo y subió el tercer tanto del conjunto marbellí al electrónico del feudo califal.

A pesar del empate y de la igualada por parte del conjunto malagueño, los chicos dirigidos por Germán Crespo no se achantaron y quisieron volver a ponerse por delante en el electrónico del feudo califa. Tanto fue así que José Cruz inauguró su cuenta goleadora con la elástica blanquiverde gracias a un cabezazo preciso a la salida de un córner botado por Omar Perdomo. Debido a este tanto, el Córdoba CF se volvió a encontrar cómodo en el partido, logrando no sufrir en el tramo final del encuentro y venciendo a un rival de inferior categoría y que había logrado igualar la contienda tras ir perdiendo contundentemente al descanso. Un gran triunfo, pero con cosas aún por mejorar.

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
Publicado el
4 de agosto de 2021 - 22:25 h