Caballero, un veterano con ganas de más guerra

Carlos Caballero, en un entrenamiento. | TONI BLANCO
El madrileño admite que "no ha sido un año fácil" para él pero sólo mira al futuro | Cree que la plantilla está "súper cualificada" y señala que "recuperar las sensaciones en casa es fundamental"

El pasado sábado volvió a sentir lo que significa partir de inicio en un partido. Con el Córdoba. Más de dos años después, Carlos Caballero volvía a ser titular con el cuadro califal. Una grave lesión y el correspondiente tiempo de recuperación, una cesión al Veria griego y un fallo burocrático a su regreso que le impidió ser de la partida hasta enero hicieron que transcurriera tanto tiempo sin entrar en un once para uno de los dos futbolistas más veteranos de la plantilla blanquiverde. Su re-debut, por decirlo de alguna manera, fue, claro está, un motivo de gran alegría. "No ha sido un año fácil para mí, los meses hacen muy largos y es un poco duro. Pero ya está, quiero centrarme en los 14 partidos que quedan hasta el final y dar lo mejor de mí mismo, ayudar al equipo y que ojalá consigamos el objetivo y lo recuerde como un año bonito, a pesar de todo", expresó en relación a dicha situación el centrocampista. "Para uno siempre es una satisfacción volver al once, porque al final todos queremos estar dentro de esos once y lógicamente estoy muy contento por ello y por la victoria sobre todo", expuso.

Una vez roto el período sin tener presencia en una alineación titular, Caballero tiene claro que no puede permitir que el tren pasara de manera veloz y sólo una vez. "Todos sabemos que cuando entras segundas partes o minutos es más complicado, pero me encontré bastante bien físicamente y con buenas sensaciones. A ver si puedo intentar aprovechar las oportunidades que me dé el míster para demostrarle que tengo un sitio", indicó al respecto. Cerrado el capítulo personal, al mediocentro se le cuestionó acerca del cambio de sistema. En ese sentido, apuntó que lo más importante es que "el equipo estuvo cómodo y que tiene muchas expectativas" con el 3-5-2 planteado en Bilbao. "Es una baza más para el míster de cara a poder utilizar diferentes sistemas y ver que el equipo puede responder ante diferentes estilos", concluyó. Acerca de la capacidad del conjunto blanquiverde para luchar por el ascenso directo, para el madrileño no cabe ninguna duda: "Me gusta mucho el equipo y confío plenamente en que lo puede lograr". Eso sí, para eso es necesario apretarse los machos, como se suele decir. "El que quiera subir directo, lógicamente, tiene que hacer un final de temporada excepcional, porque se está viendo que hay muchos equipos y el que consiga más regularidad en cuanto a victorias es el que se va a llevar el gato al agua", señaló.

Lo que está claro, según Carlos Caballero, es que la plantilla está "súper cualificada". Aunque tocará volver a demostrarlo en El Arcángel, algo que es esencial. "Tenemos que volver a recuperar las sensaciones en casa, es fundamental si queremos estar entre los dos primeros", afirmó. La primera opción de hacerlo llegará el domingo ante el Lugo, que "es otro rival que está para dar ese saltito a la pelea". Pero lo importante es pensar en uno mismo. "No tenemos que pensar también que sea un punto a favor descartar a un rival, porque todavía queda mucho, sino en ganar para dejar al Lugo atrás. Creo que hay que mirar hacia arriba, porque estamos en una posición en la que está todo abierto", subrayó. El centrocampista, además, valoró la actitud de la afición esta campaña, aun cuando las cosas no funcionan. "Este año, sino el que más, es de los que más conexión hay con la gente de la ciudad. El público, a pesar de que ahora tenemos una rachilla en la que no tenemos esa solidez en casa como a lo largo de la primera vuelta, está con nosotros y lo transmite", declaró. ¿Y existe confianza? "Los primeros convencidos tenemos que ser nosotros y creo que la gente sabe que se están haciendo las cosas bien y que el equipo está capacitado para estar ahí (en la lucha por el salto directo a Primera)", zanjó.

Etiquetas
stats