En busca de la normalidad perdida en El Arcángel

Eddy Silvestre, en un lance del duelo con el Osasuna. | ÁLVARO CARMONA
El Córdoba desea cerrar su racha de tres derrotas consecutivas como local ante el Lugo | Fundamental será el apoyo de la afición, dejar la puerta a cero y la buena gestión de los minutos finales

Está a un paso del escalón anterior a la cima. Una zancada nada más necesita para otear el horizonte desde la cumbre, aun cuando todavía no hubiera colocado de nuevo su bandera en la misma. Tres puntos separan al Córdoba de la segunda plaza de la clasificación de Segunda A, aunque en realidad requiere mejorar su goal average para poder asaltar dicho lugar. Sea como fuere, una victoria es en la actualidad la distancia que existe entre el Alavés y el conjunto blanquiverde, que mantiene fija su mirada en las posiciones de ascenso directo. Es lo que desea alcanzar el equipo de José Luis Oltra, que sin embargo debe cambiar de manera inmediata un aspecto fundamental. Ése es el valor que dio Carlos Caballero, y que es, de la fortaleza como local para alcanzar el objetivo marcado. Es decir, el cuadro califal ha de recuperar la seriedad y la regularidad en El Arcángel que lograra mantener a lo largo de la primera vuelta. Una garantía de satisfacción cada partido tras su final que se perdió con el cambio de tramo liguero y que ahora desea y tiene que recobrar la escuadra cordobesista.

Desde que comenzara la segunda vuelta del campeonato en Segunda A desconoce el Córdoba lo que es puntuar en su feudo. Acumula tres derrotas consecutivas y cuatro son los tropiezos que suma en los últimos cinco choques en El Arcángel. Un registro que dificulta el camino con paso firme del equipo que dirige José Luis Oltra hacia la elite. Un paso firme que tuviera en la primera mitad de la competición y que necesita para reforzar su posición como aspirante al ascenso directo. Más si cabe después de que se haya destapado como el visitante idóneo para amargar la velada del anfitrión. Así las cosas, el Lugo debe ser no un rival a superar, sino la víctima propicia. Dicho de otro modo, ante los gallegos quiere romper el cuadro califal su racha como local y elevar su vuelo. Para ello tres son las circunstancias que se presentan como claves.

Comunión con la afición. Por supuesto, como no puede ser de otra forma, esencial es la unión de la grada y el equipo. En realidad, como afirmó José Luis Oltra este viernes, el apoyo de la hinchada no le faltó en ningún momento al Córdoba, que en este duelo desea ofrecerle una alegría después de tres decepciones seguidas ante Leganés, Zaragoza y Osasuna. No cabe duda que el aliento de la afición es un factor diferencial para hacer de El Arcángel un fortín y ante el Lugo debe resultar efectivo para volver a ganar.

Portería a cero. Siete encuentros, tantos como disputó en la segunda vuelta de la Liga, acumula el Córdoba sin mantener su puerta imbatida. Desde que terminara el primer tramo del campeonato en la categoría de plata el conjunto blanquiverde siempre encajó gol, un dato que refleja de manera clara el aminoramiento en su marcha. Dejar la portería a cero es un primer paso, fundamental además, hacia la victoria. Incluso también cuando se cobra ventaja en el tanteador, pues los minutos finales pueden resultar amargos en ese sentido. El cuadro califal logró rebajar el peligro con un tercer tanto, pero en Bilbao, en el último encuentro, hubo de emplearse a fondo para evitar que un 0-2 se convirtiera en empate.

Gestión del final. En relación con los goles en contra, otra clave en el choque con el Lugo será la gestión de los últimos minutos. Estos tuvieron efectos dolorosos para el Córdoba en no pocos partidos a lo largo de la temporada. Especialmente en el más reciente encuentro que disputó como local, cuando el Osasuna obtuvo el triunfo en la acción final. Marcaron los pamploneses y terminó el partido. El Leganés dio la vuelta al marcador en el tramo en el que expiraba la contienda con los blanquiverdes en El Arcángel, también gracias a las circunstancias que se dieron, y el Alcorcón consiguió igualar la ventaja de los de Oltra en Santo Domingo una semana después.

Etiquetas
stats