Berges trata de arrancarlo

Berges en la concentración de Segovia | CÓRDOBA CF

En medio de una situación inédita en su historia, el Córdoba busca el modo de armar una estructura básica para competir la próxima temporada en Segunda División. La semana que viene se sortea el calendario. El cordobesismo, sin embargo, no está inquieto por saber contra quién va a jugar su equipo en la primera jornada o cuándo llegarán los derbis andaluces. La preocupación se centra en ver de qué modo se recompone un conjunto que desarrolla la primera fase de la pretemporada con un grupo incompleto. ¿Qué pasos se están dando para recuperar cierta normalidad? De eso habló este miércoles el nuevo director deportivo, Rafael Berges, con el entrenador, Francisco Rodríguez, que no lo está pasando bien en un verano que se ha torcido. Y mucho. Si el Córdoba es capaz de recobrar la estabilidad -en los últimos días se ha producido una cascada de ceses y dimisiones en los despachos- y una capacidad de actuar en el mercado es algo que está por ver. “Yo no me voy a rendir”, dijo el presidente -y accionista mayoritario- Jesús León en su última comparecencia ante los medios.

Berges se desplazó en Segovia. En las vísperas del viaje, en su presentación en El Arcángel, piropeó al grupo. Dijo que el Córdoba “tiene una buena base de la temporada pasada” y que Francisco “es uno de los mejores entrenadores de la categoría”. El almeriense anda inquieto. Bastante. Desde su partida hacia Los Ángeles de San Rafael expresó su malestar por la falta de movimientos en el mercado de fichajes. De hecho, se marchó a la concentración con una expedición compuesta al cincuenta por ciento por jugadores provenientes del filial. No llegó nadie nuevo. Allí solo se recibieron noticias deselentadoras. El cese del director deportivo Luis Oliver -y su grupo de colaboradores-, el fuego cruzado de declaraciones con Javier Tebas, el bloqueo de las operaciones por falta de límite salarial... “Entiendo cómo se puede sentir Francisco”, confesó Berges. Junto al campeón olímpico cordobés se desplazó a Los Ángeles de San Rafael el exblanquiverde Gaspar Gálvez, que forma parte del staff técnico en las categorías inferiores del club.

De la conversación en Segovia de Berges con el actual entrenador cordobesista no han trascendido los pormenores. Berges ya dijo que iba a tratar de involucrar a Francisco en la construcción del equipo, que no deparará una catarata de incorporaciones. La idea es exprimir lo que hay y buscar, cuando se pueda -que parece que será con agosto avanzado-, fichajes que aporten “un plus de calidad”. Berges y Francisco ya han tenido su primer contacto y el Córdoba continúa cocinándose a fuego lento. No hay más remedio. El equipo despachó una nueva jornada de preparación, ya con partidillo, y el ambiente es de calma tensa. Las circunstancias han hecho que se perciba de otro modo el presente de algunos jugadores que, en principio, podrían tener abiertas las puertas de salida. Ahora están selladas, exceptuando que alguien acuda con ofertas potentes para contratar a alguno de los puntales.

Entre los jugadores más cotizados están el meta Pawel Kieszek, el punta Álvaro Aguado -que estuvo confinado en el filial por desavenencias en las condiciones de su contrato- o el lateral zurdo Javi Galán. El pacense gusta en el Cádiz, que le lleva echando las redes un tiempo. También está en el escaparate Edu Ramos, cuya renovación hasta 2021 está en suspenso debido al bloqueo para realizar nuevas inscripciones en el Córdoba CF después del 30 de junio. El pivote malagueño se entrena con un tratamiento específico. El grupo estará en Segovia hasta el sábado, cuando tiene previsto desplazarse a Portonovo para jugar ante el Celta, de Primera División, su primer ensayo de pretemporada. El encuentro se iba a suspender, pero este miércoles se llegó a un acuerdo para disputarlo finalmente.

Los jugadores, conscientes de la situación, siguen a lo suyo. El central Quintanilla mostró -al igual que lo hicieran Vallejo o Araujo- su estado anímico en los canales oficiales del club. “Ahora está el grupo muy unido, aunque el inicio fue complicado después del fin de año con tanta felicidad, ya que esperábamos tener una cosa distinta”, indicó el vasco, que confesó que “al principio te entran dudas y estás fastidiado porque temes por la situación”, pero “el club está dando pasos para solucionar los frentes abiertos y estamos mentalizados y unidos, somos capaces de hacer piña en momentos difíciles”.

Etiquetas
stats