El Barcelona, un ciclón para el Ángel Ximénez

Mario Porras en un lance del duelo con el Barcelona. | PEPE SALDAÑA
El conjunto catalán supera de manera autoritaria (16-38) a los pontanos, a los que no les falta empeño | La escuadra de Barbeito encaja su primera derrota del curso como local

Más que ganar, el objetivo era disfrutar de la noche. De un partido de esos cuya fecha de disputa se señalan en el calendario. A pesar de que no era la primera vez que el Barcelona aparecía por el pabellón Alcalde Miguel Salas la expectación volvía a ser máxima con su visita. Es lo que tienen los grandes equipos, su fuerte atracción en las aficiones del resto de equipos. Aunque éstas, como la de Puente Genil, saben estar con los suyos. Así lo demostraron este miércoles los seguidores del Ángel Ximénez, que hicieron vibrar la cancha en un duelo en el que se cumplió el guión. Quizá con un desenlace más duro del que se pudiera esperar. El triunfo era un sueño complicado de alcanzar, si bien siempre existen el deseo y la ilusión. La mantuvieron los de Fernando Barbeito, al igual que el empeño. Porque a los pontanos no les faltó la voluntad de dar la cara ante un cuadro azulgrana que no concedió la más mínima opción de discusión a su superioridad. La escuadra dirigida por Xavi Pascual, considerada la mejor del mundo, venció de forma autoritaria (16-38).

De entrada, el Barcelona sólo sabe ganar en la competición liguera y a menudo lo hace a modo de ciclón. En su tercera visita a Puente Genil actuó así, de forma que a los diez minutos ya gozaba de una ventaja de cinco goles (1-6). Al tiempo que dañaba en ataque apenas permitía el conjunto blaugrana que su rival pudiera tener opciones de marcar. La tónica se repitió a lo largo de la primera parte, que concluyó con un marcador (6-20) que dejaba a las claras la dificultad del reto al que se enfrentaba el Ángel Ximénez, que no contaba con su mayor valor, Chispi, ni con Nacho Moya. En el segundo acto, el equipo de Barbeito logró ver más veces puerta, pero no pudo impedir que el cuadro catalán mantuviera su carácter de huracán. Los de Xavi Pascual estuvieron a punto de repetir número de tantos en la siguiente media hora. A dos se quedaron para completar un 16-38 que quizá resultó demasiado abultado para el trabajo realizado por los pontanos. Ahora, al Ximénez sólo le resta continuar con el buen nivel mostrado hasta el momento para alcanzar lo antes posible la permanencia en Asobal un año más. Su próxima cita, el 30 de octubre en la cancha del histórico Anaitasuna.

Etiquetas
stats