Miguel Ángel Luque: "No continuaré en Maristas por dignidad personal y deportiva"

Miguel Ángel Luque durante un tiempo muerto

Punto final a casi 20 años de vinculación deportiva. El Córdoba Baloncesto Femenino (CBF) anunció hace algunos días que el técnico Miguel Ángel Luque no continuará al frente de la plantilla con la que logró alcanzar el objetivo del ascenso a Liga Femenina 2 en el primer año de existencia de la entidad. El CBF precisó en su comunicado que prefería “buscar un entrenador con perfil diferente, con experiencia en los banquillos de equipos femeninos de las principales ligas nacionales”, agradeciendo a su vez a Luque “por sus desvelos e innumerables horas al frente de un equipo que acababa de nacer hasta llevarlo al ascenso. Desde el primer momento trabajaron de manera conjunta el cuerpo técnico y la junta directiva para cumplir el objetivo marcado en el inicio de la temporada hasta al final conseguirlo”.

Sin embargo, ahora se separan los caminos de ambos, y el entrenador cordobés ha querido mandar un mensaje de despedida y lo ha hecho a través de una misiva en la que recuerda en primer término, refiriéndose a la reunión mantenida con la junta del club, que “lo que tenía que haber sido una jornada de ilusión y celebración se convirtió en un día triste, nublado y desapacible”, especificando que “tras diez meses por y para el equipo llega la ansiada victoria. Lo que comenzó como un sueño en el horizonte se tornó en realidad: nuestro equipo ya forma parte de la Liga Femenina 2”. 

“Sin embargo, parece que la técnica, la fuerza y el ahínco empleados por su entrenador para alcanzar el merecido ascenso no son suficientes para hacerlo permanecer junto a sus jugadoras en esta nueva singladura”, subraya Luque, haciendo hincapié en que “a diferencia de las decisiones tomadas por otros clubes que también han ascendido, a este técnico ‘se le agradece todo el esfuerzo’, pero se le deja en tierra, mientras ve cómo zarpa su equipo de la mano de un nuevo capitán que ni siquiera conocen”. Y entonces lanza una doble pregunta: “¿qué es ser entrenador? ¿cuál es su papel?”.

Por dicha razón, el escrito establece que “porque amo esta profesión y merece todos mis desvelos, no continuaré en el CBF ni en Maristas, tras casi 20 años, por dignidad personal y por dignidad deportiva”. 

Así las cosas, ha querido igualmente agradecer “el papel desempeñado por Juan Moyano y Javi Millán (mi cuerpo técnico en el CBF), y a Javi Moyano (delegado del equipo), y sin cuya participación este logro no habría sido posible. Gracias a las jugadoras, auténticas protagonistas de este triunfo deportivo, por su esfuerzo, entrega, lucha y pasión, con especial mención a Raquel Pérez”. También ha dado las gracias “a los fisios, por cómo nos han cuidado durante todo el año; a la afición, por su apoyo incondicional; a los amigos, padres y compañeros del club; a Luis Requena, siempre dispuesto a ayudar; y a mis rivales, que han tenido palabras de aliento en los momentos buenos y no tan buenos. Gracias también a los medios de comunicación por su respeto y darme voz y apoyo durante toda la temporada. Y, por supuesto, a mi familia y mi mujer, grandes sufridores en la soledad”. 

Etiquetas
Publicado el
15 de julio de 2021 - 12:53 h