Anduva y el armisticio en el último territorio explorado

El cordobesista Miquel, hoy en el Albacete, en el Córdoba-Mirandés. FOTO: MADERO CUBERO
El Córdoba visita este domingo al Mirandés, un rival al que se enfrentó por vez primera la pasada campaña, aunque en un partido que se jugó en el presente año y que acabó con 0-0

Son muchos los territorios que conoce el Córdoba. El conjunto blanquiverde consiguió la conquista de algunos en determinadas batallas, pero en otros jamás supo vencer. Ni un triunfo ni una derrota fue lo que obtuvo el cuadro califal en el último feudo enemigo que exploró, de nombre Anduva y cuyo asalto intentó por primera vez a comienzos del presente año. Porque hasta el 6 de enero de 2013 no tuvo la oportunidad de viajar a Miranda de Ebro, donde este domingo tendrá lugar un nueva contienda entre dos escuadras que en su primer enfrentamiento firmaron un armisticio en que no hubo el más mínimo daño. Ahora, las huestes de Pablo Villa esperan alcanzar la victoria en una plaza que ya no es desconocida.

El historial de duelos en Anduva entre el Mirandés y el Córdoba se reduce, en efecto, a un único partido, que fue precisamente con el que ambos conjuntos abrieron el año en curso. Entonces, el conjunto blanquiverde llegaba en una situación bien diferente a la actual, pues había cerrado 2012 con una dolorosa rendición ante el Recreativo. Los onubenses asestaron un duro golpe al equipo dirigido por Rafa Berges al ganar por 0-2 en El Arcángel, de forma que la de Miranda de Ebro se presentaba como una batalla crucial para recuperar la moral. Todo acabó en nada, porque nada se tuvo que anotar en el marcador. El choque terminó igual que comenzó, con un empate a cero.

No obstante, aquel encuentro fue el primero de una serie de siete en que el Córdoba no conoció la derrota y en que quizá atravesó su mejor momento de una temporada que posteriormente pasó a quedar destinada a la mediocridad. El duelo de Anduva, el último estadio que conoció el conjunto blanquiverde, por cierto permitió el debut de Fran Cruz en Segunda. Fueron quizá menos de dos minutos, ya en el tiempo de añadido, pero el hoy guerrero inamovible en el ejército de Pablo Villa gozó ese día, 6 de enero de 2013, de su estreno con el primer equipo. Este domingo regresa con la firme intención de que esta vez Miranda de Ebro sea de esos territorios que conocen de la conquista califal.

Etiquetas
stats