Amargo fin de curso

.

Apenas una semana ha pasado desde el delirio que suponía el campeonato de liga en el Grupo F de Primera Nacional para el Cajasur Córdoba Balonmano. A los granates aún les queda un tiempo para experimentar nuevas sensaciones en la fase de ascenso a División de Honor Plata, pero lo cierto es que en materia cordobesa, la antepenúltima jornada ha quedado envuelta en un sabor amargo. Al cuadro cajista le tocó descanso y el BM Aguilar no se jugaba nada en su enfrentamiento, por lo que los focos se centraban en el Maleta y Avión La Salle. El equipo colegial apuraba su última posibilidad de seguir con vida en la clasificación, y lo hacía viajando a la cancha de un Ciudad Real que marcha disparado en las últimas semanas. Cuestión de un poco más de vida, o muerte.

La necesidad de ganar, así como la diferencia de dinámicas entre ambos, decantó el marcador de inicio para los locales. La presión hacía tope con las ganas de vencer en la fluidez cordobesa, lo que afectó en gran medida a su juego en los primeros compases. Eso sí, tras acumular una desventaja de hasta tres goles en los primeros 20 minutos, Miguel Ángel López (6) se echó el equipo a la espalda, y La Salle logró recortar diferencias al descanso (11-10). Ahí se mantuvo el marcador casi en toda la segunda mitad, llegando a estar igualado a 15 en el minuto 40. Sin embargo, la pólvora volvió a humedecerse para los visitantes en el tramo decisivo, encajando un parcial de 10-6, que certificaba la derrota final (25-22), y el descenso matemático de los de Manuel Navarro, tras la victoria del BM Alcobendas frente al BM Bolaños (25-24).

Por último, el BM Aguilar Aceitunas Torrent dio una nueva alegría a su afición, llevándose el duelo contra el Gimnástico Melilla (32-16), en un auténtico recital ofensivo de los de Manolo Ortega.

Etiquetas
stats