El Adesal busca “garantías” económicas para competir en la élite

Rafa Moreno da instrucciones a las jugadoras del Adesal en un partido | ÁLEX GALLEGOS

Es uno de los máximos representantes, por escalafón competitivo, desde el pasado 4 de mayo. Un mérito éste que alcanzara por pleno derecho tras la medida adoptada por la Real Federación Española de Balonmano (RFEBM) en relación al curso 2019-20. Su categoría para la próxima temporada es la Liga Guerreras Iberdrola, que lograra al ser líder de su grupo en División de Honor Plata en el momento del obligado cierre del campeonato por la emergencia sanitaria provocada por el Covid-19. Sin embargo, aún a estas alturas -algo más de un mes después- no las tiene todas consigo. El Adesal es conjunto de élite pero todavía debe de confirmarlo con su inscripción el próximo lunes -cuando termina el plazo para tal cometido-. Tal circunstancia depende, como ocurre desde hace años en La Fuensanta, del apoyo logrado a nivel económico.

Casi nadie duda en que el equipo dirigido por Rafa Moreno va a estar presente en el mayor nivel posible del balonmano español en torneo femenino. Pero lo cierto es que a día de hoy las dudas persisten en el Adesal. La razón es la de siempre: la escasez en el plano financiero. Con todo, la perspectiva es optimista hoy por hoy en la entidad que preside Paco Castillo. Precisamente el dirigente es quien contextualiza la situación del club en declaraciones a CORDÓPOLIS. "Estamos echando números y, sobre todo, buscando liquidez. Con las ayudas de los organismos (públicos) y tal, el presupuesto podría medianamente cubrirse. El principal problema que estamos teniendo es el de liquidez", explica.

La adversidad no es tanto presente sino de cara al futuro más inmediato. Dicho de otro modo, lo que pretende el Adesal es no lanzarse a la aventura, como suele decirse, y tener asegurada su participación en Liga Guerreras Iberdrola hasta el momento en que las subvenciones comienzan a fructificar. "Estamos intentando por todos sitios y la verdad es que la respuesta no está siendo mala pero el salto es bastante grande", dice Paco Castillo acerca de la intensa labor que durante las últimas semanas desarrolla su junta directiva. "Si tienes menos presupuesto tendrán un equipo más normalito, si tienes más, podrás aspirar a más", añade.

En éstas se encuentra el conjunto de La Fuensanta. El club trabaja sin descanso para la obtención de los suficientes apoyos económicos que supongan la salida a liga con garantías. Un hecho éste que resulta más difícil si cabe en Córdoba dada la habitual falta de entidades privadas que apuesten por el deporte. "La esponsorización privada la tenemos todavía que conseguir. La verdad es que las instituciones públicas se están portando bien, como con todo el mundo. Pero sí tenemos un pequeño hándicap con la aportación privada", expone Paco Castillo. De esta forma, el presidente de la entidad fuensantina rebaja ligeramente las expectativas mostradas a comienzos de junio.

"Queremos armar un proyecto que piense en competición europea a medio plazo", se atrevió a asegurar entonces, el día 7 del pasado mes, el dirigente. La pretensión sigue ahí pero con los pies en el suelo. Como en la vida, en el deporte no queda otra que ir paso a paso. "Es uno de nuestros propósitos pero sin un sponsor privado ahora mismo el reto que tenemos es el de salir en la categoría. Con un sponsor privado estaríamos pensando en otra cosa, eso nos frena", subraya Paco Castillo. Así, lo más importante a día de hoy es alcanzar un respaldo financiero "para afrontar los primeros cinco o seis meses en que no se reciben subvenciones".

Por si fuera poco, al Adesal le toca resolver su tradicional adversidad económica -como en la mayoría de los casos de la capital- en medio de una situación compleja. La crisis sanitaria por el Covid-19 provoca, de entrada, que difícilmente pueda competirse con afición en las gradas -sea cual sea la disciplina-. Este hecho dificulta los planes a cualquier entidad. "A todo el mundo le está afectando esta historia. Si hay que jugar sin público, para cualquier club, tanto en lo económico como en lo deportivo, va a afectar pero es otra experiencia nueva", indica Paco Castillo con resignación. "Lo primero es la salud", recuerda.

Así, por ahora sólo piensa en el objetivo más cercano: la inscripción del equipo sénior en Liga Guerreras Iberdrola. "Estamos tan centrados en la liquidez que no nos hemos planteado nada más. Esperemos de aquí al lunes intentar tener solucionado es problema para afrontar con un mínimo de garantías la competición", expresa. "A partir del lunes, si lo logramos, ya nos pondremos con otros temas como la plantilla", zanja el presidente del Adesal.

Etiquetas
stats