“Tenemos que acordarnos y salir con toda la rabia”

Mikel Saizar ejecuta un saque de portería.
Saizar apela al orgullo del Córdoba por la derrota en el último minuto en Éibar y dice que "no" ve "un bajón" en el equipo

Ha jugado todos los minutos de todos los partidos en el campeonato de Liga. 2.160 en 24 citas. El cien por cien. Nadie lo mueve del sitio. Es uno de los diez jugadores de la Liga Adelante -entre ellos, seis metas- que están atornillados a su puesto por poderosas razones. La principal, su alto rendimiento. A Mikel Saizar le ha sentado bien la titularidad, una condición que venía buscando desde hace mucho tiempo en el Córdoba. En el curso pasado tuvo que resignarse a intervenir solo en la Copa del Rey -disputó, eso sí, la histórica eliminatoria ante el Barcelona- y en los estertores del curso, cuando ya no había objetivos que cumplir y Alberto García ya tenía claro que no iba a continuar en El Arcángel. Otro portero que ha jugado siempre esta temporada es Cuéllar, del Sporting de Gijón. Y Alberto, ex cordobesista, es su suplente en El Molínón. El fútbol tiene estas cosas. Una decisión, propia o ajena, desencadena un efecto dominó que te puede cambiar la vida. A Saizar le ha cambiado claramente. Ahora es uno de los baluartes de un Córdoba quiere ascender a Primera. ESte domingo, ante el Éibar, tiene una buena oportunidad para enseñar las razones de esta ambición. Dejar la portería imbatida será una de las prioridades. Y Saizar tiene mucho que decir al respecto.

"Hay ganas de jugar ya", ha asegurado el guipuzcoano en su comparecencia ante la prensa, poco después de un entrenamiento matinal en el que Pablo Villa ha ido madurando los cambios que realizará en el once. Podrá ser en cualquier sitio menos en la portería, donde Saizar es indiscutible. El de Ibarra ha hecho una apelación al orgullo del grupo. "Tenemos que acordarnos de cómo perdimos allí, con el gol en el último minuto. Fue una pena. Era la primera derrota de la Liga. Nos tenemos que acordar de aquello y salir con toda la rabia", ha expresado.

Ajeno a los partes meteorológicos, que auguran lluvia y viento -"sólo debemos preocuparnos de lo que está en nuestra mano"-, Saizar sólo se centra en lograr el modo de "ponernos a dos puntos de ellos, que fuera de casa son muy buenos y lo están haciendo muy bien". Después de la derrota casera ante el Depor y el empate en Mendizorroza, el Córdoba ha subido un puesto en la tabla con un punto de seis. ¿Un mal síntoma? Para Saizar, todo lo contrario. "No veo el bajón. En las últimas salidas no hemos perdido. En casa es verdad que perdimos contra el Depor en el último minuto, pero creo que estamos bien. Yo no veo ese bajón de juego", dice el vasco, que admite que "en Córdoba la presión existe desde pretemporada, pero para mí la presión es buena porque te hace que siempre estés arriba y no bajes los brazos nunca".

Por ese motivo, el guardameta del Córdoba no esconde la trascendencia del choque ante el Éibar. "Hay muchas ganas de ganar el domingo, meternos arriba y ya no salir. El partido del Éibar es un momento crucial, porque son momentos en la Liga que si ganas te hacen estar arriba y si no, no". Todo ello, sin sacar pecho. "Ellos, con los recursos que tienen, lo hacen muy bien", resalta, al tiempo que declara su deseo de llevar la felicidad a la grada. "El día del Depor nos marchamos con la sensación de haber fallado a 16.500 personas", ha confesado.

Etiquetas
stats