¿Os acordáis del Bball?

Jesús Lázaro, durante un entrenamiento con el Muser Auto Cordobasket | ÁLEX GALLEGOS

Allá por el verano de 2012 eran aliados en una aventura deportiva emergente en Córdoba. Este sábado serán adversarios deportivos. Jesús Lázaro y Rafa Gomáriz, dos nombres de peso en el baloncesto cordobés, se cruzarán en el partido de la cuarta jornada de la Liga EBA en su grupo DB. El Real Betis Energía Plus y el Muser Auto Cordobasket se citan en el Polideportivo Municipal Illanes (sábado, 18:00), en la localidad sevillana de Olivares, con estructuras y objetivos distintos. Hace unos años iban de la mano en el diseño de un proyecto, el de Bball Córdoba, que terminó desmoronándose. Ahora les toca defender otros intereses. Lázaro, al frente del equipo sénior del Cordobasket -que ejerce desde hace tres años como máximo representante del deporte de la canasta en la capital-; Gomáriz, modelando a jugadores en edad júnior que aspiran al profesionalismo y, si les dan la ocasión, a ayudar para levantar al primer equipo sevillano después de su descenso a ACB a LEB Oro.

Lázaro, después de una trayectoria de más de dos décadas como jugador profesional, regresó a Córdoba para hacerse cargo de la dirección deportiva del Bball Córdoba. Era 2012. Como entrenador de aquel equipo recién nacido -pero heredero de todos los anteriores- estuvo Rafa Gomáriz, con Manuel Jiménez Júnior como ayudante. La presidencia la ostentó Francisco Gutiérrez, empresario local, y a los mandos del marketing estaba el estadounidense afincado en Córdoba Bill Masterson. El club empezó a competir en Primera Nacional y logró congregar a casi mil espectadores en algunos partidos de esta categoría. Aquello tenía buena pinta, pero...

En un relato a cámara rápida, el asunto fue más o menos así. En enero del 2014, Lázaro se marchó del Bball para enrolarse en el cuadro técnico de la Federación de Kuwait y Gomariz salió del banquillo para convertirse en gerente del Bball, dejando la dirección de la plantilla a Júnior. El equipo compitió en EBA hasta 2016, donde a las órdenes de Rafa Sanz tocó su techo en lo deportivo -disputó el Top 16 Nacional para ascender a LEB Plata- y el subsuelo en lo institucional. En un verano polémico, el Bball no se inscribió en la Liga EBA y el Cordobasket lo hizo tras un trasvase que empezó por Rafa Sanz y siguió con los principales jugadores. El presidente Gutiérrez echó la persiana, al impulsor Masterson acabaron declarándole persona non grata y Gomáriz se marchó a la cantera del Betis. Por cierto, el montillano Júnior se fue al CB Villarrobledo y logró ascender a este equipo a la LEB Plata al final de la pasada temporada. Ahora va líder invicto.

Lázaro, actual seleccionador nacional U-17, aceptó este verano el reto de comandar al Muser Prode Cordobasket tras el final de la etapa de Sanz, que fichó por el Plasencia Extremadura de la LEB Plata. Con el ex del Unicaja de Málaga, el equipo ha protagonizado un notable inicio pese a los problemas de lesiones de hombres importantes (Carlos García, Rafa Blanco, José Antonio Moreno...) y la tardía incorporación de la pareja de extranjeros. Llevan dos partidos ganados y uno perdido. El Betis de Gomariz acumula tres derrotas en el arranque, aunque ha peleado todos los partidos. El técnico cordobés tiene en sus manos a jugadores en los que la entidad bética tiene depositadas grandes esperanzas, como el base francés Tony Da Silva, el escolta montenegrino Stefan Vlahovic y, sobre todos, el base polaco Andrezj Pluta, que fue el más joven en la historia del club en debutar en la ACB.

Lázaro y Gomariz, que comparten también un pasado en la prolífica cantera del Colegio Salesianos, se saludarán este sábado en un lugar nada sorprendente: una cancha de baloncesto. Seguramente recordarán viejos tiempos. La marca Bball ya ni siquiera existe, aunque no faltan jugadores que aún siguen entrenando con esas camisetas adornadas por grandes letras de tipografía de inspiración estadounidense y el logo de un lince.

Etiquetas
stats