Tintín se muda a Córdoba y se hace un Scooby Doo en Granada

.
Almuzara inicia una colección de tebeos en torno a Jack Malaspina, un adolescente cuya primera aventura se desarrolla en la Alhambra

Jack Malaspina es un adolescente que se ha mudado a Córdoba y asiste con normalidad al instituto. Pero no es un chico normal del todo. Su padre es un afamado arqueólogo y también tiene el virus de la aventura inoculado en las venas. Y su vicio por las peripecias le va a llevar hasta Granada, donde se encontrará con un misterio aparentemente sobrenatural ligado a la Fuente de los Leones del monumento nazarí. Si quieren saber más solo tienen que comprar el cómic que cuenta la maravillosa historia de este chaval, un tebeo con guión de Rafael Infantes y Ernesto Lovera y cuyo título es Jack Malaspina y el misterio de los leones de piedra.

Las influencias de las que bebe el personaje saltan a la vista de un primer vistazo. “La fuente que hemos escogido para las letras de la portada es la Tintín”, apunta Infantes. “Es que Jack es una especie de Tintín actualizado, un chico joven que vive aventuras”, continúa. Y también tiene una mascota, como el reportero belga, pero en vez de un perrito, a Jack le acompaña un hurón.

La nueva colección de cómic es un encargo de la editorial a los dos autores andaluces. “Almuzara quería acercar los principales monumentos del patrimonio español a los jóvenes. Nosotros les propusimos hacerlo a través de las viñetas y tras varias reuniones fuimos dando forma a los personajes, las aventuras y los monumentos por los que pasarán”, continúa el guionista.

Y es que si todo va bien, a Jack le espera un periplo de lo más movido. En noviembre Infantes espera que salga publicado la próxima aventura del joven en Barcelona, con Gaudí, el modernismo y la Sagrada Familia de fondo. Más tarde recalará en Madrid y sus aventuras se centrarán en el Museo del Prado. Por último, Malaspina vivirá en su propia ciudad, Córdoba, una ajetreada temporada resolviendo misterios en el yacimiento de Medina Azahara. En cada una de ellas se irán desvelando no solo los misterios centrales de cada caso, sino también aquellos que van perdurando en el tiempo. Como el intrigante personaje de El Profesor, el malo anónimo de la aventura granadina, cuya identidad no se desvelará hasta más adelante.

“Quienes han leído el cómic encuentran también referencias de los dibujos de Scooby Doo, en el sentido de que planteamos misterios en principio irresolubles y de carácter fantástico pero que terminan resolviéndose de manera completamente racional”, destaca el guionista. Y ese punto racional continúa con las 16 páginas que cada tomo va a dedicar a profundizar en la historia de los monumentos que centran cada una de las aventuras.

Etiquetas
stats