Una noche haciendo 'ruido' con pop, rock y jazz acústico

Sara Banda, anoche, en Redetejas. | FOTO. TONI BLANCO
El primer Redetejas de Córdoba acaba con la policía local en una de las azoteas participantes tras recibir una denuncia

Al final, subió la policía local. El fin de fiesta era tan surrealista que parecía preparado. Redetajas, el formato cultural sevillano de encuentro en azoteas privadas, se daba de bruces con Córdoba. Y apenas dos horas y media de música, en una velada absolutamente privada y tan particular como respetuosa, fue suficiente para que un vecino de Gran Capitán se sintiese atacado y ultrajado por el jazz y el blues del trío Up To The Blazz. La guitarra acústica, el bajo y la armónica pueden llegar a ser auténticos violadores de la intimidad.

Así que, pasadas las 23.30, cuando la banda cordobesa puso fin a su velada en la azotea de la oficina de La Bella Varsovia (editorial anfitriona e impulsora de esta iniciativa, que arrancó en Sevilla de la mano de La Matraka) llegaron dos coches de la policía local y cuatro agentes. Preguntas obvias, respuestas obvias, inspección liviana. DNI. “Tenían que haber pedido permiso para hacer una cosa así”. “Creíamos que si acabábamos antes de las 12 de la noche no era necesario”. “Pues hemos recibido una denuncia por ruido”.

Ruido. En la ciudad de las cruces de mayo, las verbenas y las terrazas de los bares abiertas hasta las tantas de la noche, dos horas de música en directo es considerado ruido. “Tenemos ganas de irnos de Córdoba”, le suelta al policía Alejandra Vanessa, una de las organizadoras. El policía no le hace ni caso, mientras copia sus datos en una libretilla.

Así acabó Redetajas. Con un sabor amargo y familiar en la boca.

Pero la noche había comenzado muy bien y sin problemas. Las tres azoteas particulares coordinaron otros tantos grupos reducidos de público que se desplazaron de una otra de manera ordenada para asistir a los pases. Brisa nocturna. Paisajes privilegiados del horizonte urbano cordobés. Luna. Estrellas. Cerveza. Gusanitos. Pinchos de tortilla. Y empanada. Precios populares. Y unos eurillos a la salida para pagar a los artistas, que actuaron gratis. Además de Up To The Blazz, los cantautores Sergio Rodríguez y Sara Banda participaron en este proyecto que, ojalá, pueda volver a repetirse sin policías por medio.

Etiquetas
stats