El músico cordobés Pepe Atance reedita una grabación pionera de flamenco y house de 1988

Pepe Atance (izquierda) y Álvaro Tarik en el año 1987.

Cuando en la Córdoba de finales de los ochenta, los productores Cisco Casado y Pepe Atance y el guitarrista Rafael Hens se encerraron en una casa en el campo para grabar en un cuatro pistas Rumba House, no había apenas registro de grabaciones similares, que mezclaran el flamenco, tan vivo y presente en la ciudad, con los sonidos house que empezaban a llegar desde EE. UU.

Hoy recuerda Pepe Atance que la respuesta que recibían entonces de las discográficas era que aquel artefacto “no era nada vendible”. Raúl Orellana, el productor barcelonés considerado el padre de esa mezcla, estaba entonces despuntando en las discotecas de todo el mundo, y no había muchos más referentes. “Orellana y para de contar. Era la única referencia, el padre de este híbrido”, explica el productor, que acaba de reeditar y poner en todas las plataformas digitales aquella grabación pionera.

Aquel Rumba House que no llegó a ver la luz, se llama ahora Sigo enamorado y es el primer corte de The Flamenco House (Felizmente Triste), el nombre con el que el productor cordobés ha rebautizado su primera creación, que se perdió en los correos de muchas discográficas, mientras él tocaba en proyectos míticos de Córdoba, como Tarik y la fábrica de colores, Colectivo Paralelo o la Reserva.

Hoy, Atance recuerda con mucho cariño la ingenuidad de aquellas primigenias sesiones de grabación, en las que participaron otros músicos insignes como Charli de la Mata y Álvaro Tarik. La idea inicial era contar con Vicente Amigo o José Antonio Rodríguez, pero quizá era un sueño demasiado osado para la Córdoba de la época.

“Nosotros lo que teníamos era una caja de Ritmos Yamaha M1, y eso para un flamenco de la época era un sacrilegio”, remarca el productor, que, junto a Casado, fue uno de los djs pioneros del house en Córdoba, pues juntos llegaban a viajar a Londres para comprar discos que pinchar en los clubs de la época.

Finalmente, el punteo de guitarra lo aportó Rafael Hens, que luego fue un gran colaborador de Atance en otras aventuras musicales -juntos se encargaron de la primera sintonía de la Televisión Municipal, por ejemplo-. Y, aunque Vicente Amigo no llegó a tocar, en la reedición del 99 se incluyó una remezcla de Limón de Nata, que ahora se mantiene en la versión de 2020. Porque el disco que ahora ve la luz es una reedición de una reedición, pues las grabaciones originales ya fueron adecentadas y maqueadas en el año 1999 en un estudio de Irlanda.

The Flamenco House (Felizmente Triste) también incluye un tema que roza el progressive y el trance a partir de una percusión de Potito, así como una versión de Alegría de vivir de Ray Heredia, y un remix del Give me the night de George Benson.

El trabajo recoge, en su recorrido inicial, las canciones grabadas en el 88 y en el tramo final arreglos y remezclas del 99 y actuales, que, según Atance, le han añadido “punch” a un trabajo que sorprende por lo moderno de su sonido y que, desde el pasado 11 de abril, está disponible en todas las plataformas de música digital.

Etiquetas
stats