Medina Azahara, ante la ilusión de convertirse en Patrimonio Mundial

Panorámica de Medina Azahara | MADERO CUBERO

La cuenta atrás para conocer si Medina Azahara será distinguida con el título de Patrimonio Mundial ya ha empezado. El conjunto arqueológico afronta las horas decisivas para saber, con toda probabilidad este fin de semana, si pone la guinda a la carrera de su candidatura para ser reconocida por la Unesco. Un reconocimiento que supondría un nuevo valor para el propio yacimiento, pero también un efecto multiplicador también sobre la capital cordobesa: Córdoba se convertiría en la única ciudad del mundo con cuatro títulos de Patrimonio Mundial, si sumara el de Medina Azahara al de la Mezquita-Catedral, el Casco Histórico y la Fiesta de los Patios.

El titulo de la Unesco para Medina Azahara llegaría 107 años después de que se excavara por primera vez la ciudad califal que, imponente en lo que se muestra, aún se esconde bajo tierra en un 90%. La ansiada distinción sería un impulso para su difusión y para seguir buceando en busca de nuevos hallazgos en el yacimiento. Y para obtenerla, llega hasta el momento final de esta carrera con un informe favorable bajo el brazo de Icomos -organismo de la Unesco- que ahora debería ser refrendado con la consecución del título.

Ese es el camino que persigue en estas horas Medina Azahara, símbolo del poder que tuvo en el siglo X el califato de Córdoba en su máximo esplendor y al que, no siempre bien reconocida, se le quiere dar un impulso de proyección exterior con el título de Patrimonio Mundial de la Unesco que se decide en Baréin.

En esa carrera, sus promotores han querido que la candidatura de Medina Azahara fuera la de todos los cordobeses, pero también la de toda Andalucía y, como finalmente ha sido, la única y unánimemente presentada por España ante la Unesco este año. La firma de un manifiesto a favor de la candidatura por parte de todas las instituciones, entidades, colectivos y el apoyo generalizado de la sociedad en estos meses previos ha querido ser espejo de la apuesta unánime para que la ciudad califal brille ahora como Patrimonio Mundial.

Seguimiento en Baréin y en Córdoba

Y reflejo de esa unanimidad quiere ser el seguimiento que se va a realizar, en estas horas previas, de la evaluación y designación de Medina Azahara por parte del Comité de la Unesco, tanto in situ como desde Córdoba. Hasta Baréin ha viajado una delegación de la candidatura cordobesa, encabezada por el consejero de Cultura, Miguel Ángel Vázquez, la alcaldesa, Isabel Ambrosio, el presidente de la Diputación, Antonio Ruiz, y la delegada del Gobierno de la Junta, Esther Ruiz. Ellos estarán presentes en la decisión final que tome la Unesco.

Mientras, en el propio conjunto arqueológico de Medina Azahara, la actividad va a ser continua todo el fin de semana y el lunes, los días que dura la reunión del Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco. Actividades especiales dirigidas a público familiar, talleres, exposiciones, conferencias, mesas redondas y, sobre todo, conexión directa con Barein a la espera del resultado final.

A la espera de esa decisión, de momento, la carrera de la candidatura ha servido, en los últimos meses, para que el conjunto arqueológico haya sido conocido por más visitantes. El número de visitas que ha recogido durante los primeros cinco meses de 2018 ha aumentado un 12,06% respecto al año anterior. Y eso, precisamente, el reconocimiento dentro y fuera de sus fronteras, es lo que Medina Azahara quiere recuperar ahora de su mayor época de esplendor.

Etiquetas
stats