Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.

Inoculando el gusanillo de la investigación desde la Antártida

Estudiantes de bachillerato y profesores de la UCO comparten una videoconferencia con los investigadores

Carmen Reina

0

Estudiantes de bachillerato y profesores de la UCO comparten una videoconferencia con los investigadores que trabajan en la base española Gabriel de Castilla en el Polo Sur

Gabriel de Castilla

A 13.000 kilómetros de distancia de Córdoba, a 1.000 kilómetros de la población más cercana y con tres kilómetros de hielo bajo los pies, un grupo de investigadores de distintas universidades andaluzas que desarrollan su tarea en la Antártida han estado este martes compartiendo su experiencia con estudiantes cordobeses, quién sabe si futuros colegas de investigación en el Polo Sur.

Una videoconferencia desde el Rectorado de la Universidad de Córdoba con la base española Gabriel de Castilla ha hecho posible que la experiencia in situ de quienes viven desarrollando sus investigaciones entre los meses de diciembre y febrero en la Antártida -los meses del verano austral- se haya trasladado hasta Córdoba, donde los estudiantes han podido preguntar sobre su labor y la vida que llevan día a día allí en un ambiente tan inhóspito.

Allí, en Isla Decepción, la base española acoge en estos meses a 12 personas entre miembros del Ejército e investigadores de las universidades de Granada y de Cádiz, especializados en Medio Ambiente, Sismología, Bromatología o Geodesia que desarrollan su trabajo como viene haciéndose desde 1988 en la base española junto a integrantes del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Y esa realidad, a miles de kilómetros, pica la curiosidad de los estudiantes -también de los profesores de la UCO presentes- y a los miembros de la expedición lanzan sus preguntas sobre la vida rodeados de hielo y con temperaturas que en su verano no sobrepasan los 2 grados centígrados, sobre el trabajo que desarrollan los investigadores allí o el apoyo que reciben de los integrantes del Ejército.

Hablando de tú a tú con quienes se encuentran en el Polo Sur, los estudiantes conocen que allí se investiga sobre los movimientos sísmicos, sobre el cambio climático o la alimentación y enfermedades de los pingüinos y otra fauna. Y conocen que, en esencia, ese trabajo al que algunos ilusiona y puede ser su futuro profesional, se realiza haciendo algo que desde niños saben bien: no dejando de preguntarse el por qué de las cosas.

Etiquetas
stats