Gala, abrumado: “Posiblemente ésta sea la última vez que nos veamos”

Gala en la Fundación que lleva su nombre | TONI BLANCO
El autor recibió “con inmensa gratitud” el reconocimiento como autor andaluz del año y defendiendo que “no podía ser de otro sitio que de Córdoba porque es el mundo”

“¿Qué pinto yo aquí? Yo vivo en el campo con un secretario y dos perros y me han traído un poco a la fuerza”. Un Antonio Gala “enormemente agradecido” y en algunos momentos abrumado “por tanto cariño” recibió el reconocimiento como autor andaluz del año, que concede el Centro Andaluz de las Letras, en la sede de su fundación en la capital cordobesa, en donde se dieron cita políticos y representantes de la Cultura para honrar al escritor, poeta y dramaturgo.

Le costó a Gala expresar, eso dijo, sus sentimientos en un discurso pausado y con constantes guiños a su sentir cordobés. Insistió en un mensaje de despedida: “Posiblemente ésta sea la última vez que nos veamos y me siento tremendamente agradecido por todo. Solo podía ser de Córdoba, porque Córdoba es el mundo. Ustedes me han creado y vivo al servicio de quienes me han inventado”. En varias ocasiones recordó a su auditorio que está “cansado” y que “es el momento de dejar paso a voces nuevas”.

Antes, la consejera de Cultura y amiga personal de Gala, Rosa Aguilar (“me conoce mejor que yo por todo lo que ha dicho sobre mí”), destacó la importancia de un autor que “defiende los valores y el compromiso ético y estético de su obra” y que ha llegado a millones de personas. Junto a Aguilar, la alcaldesa Isabel Ambrosio destacó el cariño y la trayectoria de Gala, así como su eterna vinculación a Córdoba y Andalucía, tal y como también se encargó de recordar Pablo García Baena, director emérito del Centro Andaluz de las Letras, que puso de manifiesto el sentir andaluz que recorre toda la obra de Gala.

Fue una mañana de homenajes, palabras de cariño y gratitud correspondida, quizás la última vez, como señaló Gala, pero que sirvió para demostrar el importante vínculo del autor con una ciudad que siente como suya y que “me ha hecho llenar los ojos de lágrimas de tanta sorpresa y gratitud”.  Los actos continuaron por la tarde con la entrega a la Fundación que lleva su nombre de la medalla de San Isidoro de Sevilla, patrón de los escritores.

Etiquetas
stats