La Fundación Cajasol reabre sus puertas con una exposición sobre obra gráfica

Exposición 'Obra Gráfica' en la Fundación Cajasol | MADERO CUBERO

El presidente de la Fundación Cajasol, Antonio Pulido, y el alcalde de Córdoba, José Maria Bellido, han inaugurado este jueves, en la sede de la Fundación en la capital cordobesa, la exposición 'Obra Gráfica en la Colección Fundación Cajasol', acompañados por el comisario de la muestra, Juan Fernández Lacomba.

La muestra, según ha informado la fundación, se ha montado y abierto al público siguiendo las indicaciones del Gobierno de España en la presente desescalada hacia la nueva normalidad, retomando asi la Fundación Cajasol su actividad cultural de forma progresiva y controlada, tal y cómo aconsejan las autoridades.

El conjunto de la colección de la Fundación Cajasol consta de alrededor de 7.000 piezas artísticas. Se trata de una colección que, a día de hoy, puede considerarse como una de las mejores del ámbito andaluz, y de la que se expone una selección de la obra seriada de un amplio repertorio de autores, con técnicas de estampación muy variadas e innovadoras. La exposición puede visitarte de 11,00 a 14,00 horas y de 18,00 a 21,00 horas, de lunes a sábado, hasta el próximo 30 de septiembre, excepto del 1 al 23 de agosto, tiempo en el que permanecerá cerrada.

Al respecto de la exposición y del momento en que se ha inaugurado, el presidente de la Fundación Cajasol, Antonio Pulido, ha señalado que “todos tenemos que adaptarnos a la nueva normalidad y contribuir a ella con nuestro esfuerzo. Es la única forma de colaborar en la reactivación progresiva de la sociedad y de la economía, para superar cuanto antes los lastres que nos deja esta pandemia”.

Para Antonio Pulido, “esta exposición es una buena muestra del compromiso de la Fundación Cajasol con nuestra labor de protección, promoción y difusión del arte y del patrimonio histórico”.

El presidente de la Fundación Cajasol ha aprovechado el acto para trasladar un mensaje de “ánimo y de confianza en nuestra sociedad y en nuestras instituciones”, sumándose así “a los que piensan que ante los retos sin precedentes que se nos abren necesitamos poner el acento en lo que nos une y en los compromisos que lideramos, cada cual desde su ámbito”

La muestra, integrada por 44 obras, invita a un viaje a través de casi siglo y medio de inquietudes artísticas y de experimentación, mediante diferentes técnicas, desde el grabado a la serigrafía, que han llevado a innumerables creadores a acercarse al arte.

La colección tiene un núcleo importante de obras andaluzas, pero también reúne piezas muy significativas, tanto del resto de España, como del ámbito internacional, acogiendo obras de artistas como Miró, Chillida, Gordillo, Barceló o Tàpies, entre otros.

En realidad, la obra gráfica en su conjunto puede considerarse como una sección específica dentro de esta colección pues constituye un apartado especializado en técnicas de expresión gráfica que tiene ciertamente una entidad propia, al disponer artísticamente de un lenguaje específico. A la vez que resulta ser un complemento de expresión gráfica, tanto impresa, como múltiple, respecto de la obra total de muy diferentes creadores.

La edición de estampas desde la Edad Medía tardía, durante el humanismo del Renacimiento y, algo más tarde, en el Barroco, con el gran desarrollo de la iconografía centrada en imágenes devocionales, retratos, alegorías y vistas de ciudades, constituyó una actividad que inundó Europa de obras con un lenguaje muy particular admirado por espectadores, artistas y coleccionistas, llegando a alcanzar una grandísima difusión.

Este tipo de imágenes impresas constituyen parte del 'fondo antiguo' de la Colección Fundación Cajasol, con obras fechadas con anterioridad a 1900. El siguiente apartado de la selección que se presenta comprende una serie de obras pertenecientes a figuras emblemáticas del arte español del siglo XX, con firmas como Joan Miró, Antoni Tàpies, Eduardo Chillida o Miquel Barceló.

También están representadas figuras pertenecientes a lo que se ha dado en llamar la Generación Abstracta de los años 60 y 70, con personalidades que desarrollan una plástica y un lenguaje renovadores vinculadas al Grupo de Cuenca y a la creación del Museo Español de Arte Abstracto. Entre ellas hay obras de Fernando Zóbel, Gerardo Rueda, José Guerrero, Rafael Canogar, Lucio Muñoz, Eusebio Sempere o Joan Hernández Pijuan.

También es destacable la presencia de otros autores cultivadores del realismo social, como Francisco Cortijo o Francisco Cuadrado, ambos representantes en la sección de artistas andaluces integrados en el fenómeno llamado Estampa Popular de los años 60, al lado de otros artistas interesados igualmente en la crónica de hechos y relatos de índole social, como los valencianos Equipo Crónica.

A ellos se añaden una notable representación de artistas sevillanos que basan su obra en un realismo de índole más intimista y plástico: Carmen Laffón, Joaquín Sáenz o Félix de Cárdenas, un artista este especializado en el grabado, acompañados del personalísimo Juan Romero. La selección se remata con obras de artistas de las décadas de los 70 y 80, como Guillermo Pérez Villalta, así como con la presencia de artistas cordobeses, representados por José María Báez y Dorotea von Elbe.

Etiquetas
stats