Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.

Juan Velasco

0

Etiquetas

El año 2021 pasará a la historia como el año 0 después de la pandemia de la Covid. Ese año en el que la música volvió a sonar en directo, aunque limitada y asustadiza. Y también quedará como un año muy fértil en Córdoba en lo que a lanzamientos musicales se refiere, especialmente en el campo del flamenco que, ya sea por la vía ortodoxa o por la vía vanguardista, ha monopolizado en buena la creación sonora que ha surgido desde la provincia en los últimos doce meses.

Si hay un disco facturado en Córdoba este año que resistirá el paso del tiempo, ése es Ser de luz, el segundo larga duración del instrumentista Sergio de Lope, que ha volcado en este trabajo todo su músculo creativo y competitivo, así como su personal (el disco arranca con el latido de su hijo) visión de la música en general y del flamenco y el jazz en particular.

Forjado en la comunión con el resto de músicos que han participado en este trabajo (el cantaor Matías López, 'El Mati’, el guitarrista almeriense David Caro, el bajista y guitarrista eléctrico Juanfe Pérez, y el percusionista Javier Rabadán), Ser de luz no sólo es el mejor disco hecho en Córdoba en años, sino también uno de los mejores trabajos publicados en España este año tanto en el cajón del flamenco como en el cajón del jazz.

En un registro similar, aunque desde un prisma más clásico, también ha destacado el disco Dentro, del pianista cordobés Juan Antonio Sánchez, en el que han colaborado el guitarrista José Antonio Rodríguez y el multinstrumentista Javier Márquez.

La vuelta de El Pele y de El Chaparro

Aunque la mejor noticia para el flamenco ha sido la vuelta al ruedo discográfico de dos monstruos sagrados del cante cordobés: El Pele y El Chaparro. El primero ha publicado Peleando, su décimo disco de estudio, producido por el violinista Paco Montalvo, que, no obstante, ha dejado al cantaor rienda suelta para hacer lo que mejor se le da: dejarse el alma cantando en crudo.

Si la vuelta de El Pele, doce años después de su último trabajo, es una buena noticia, no lo es menos el retorno discográfico de El Chaparro, uno de los cantaores cordobeses más queridos y respetados, y que ha registrado con Rafael Montilla, Chaparro Hijo, su primer disco en 33 años, el espléndido Mi voz mi verdad.

Más allá de estos trabajos más ortodoxos, también ha brillado este 2021 la publicación de A Palos, el proyecto flamenco formado por el escritor Antonio Manuel, el cantaor José Mari Cala y el guitarrista Carlos Llave, que han grabado un trabajo que reactualiza las letras flamencas, acercándolas a la contemporaneidad y sin perderle el respeto al género. 

María José Llergo a Los Goya y Fuel Fandango a los Grammy

El flamenco, en mayor o menos medida, ha sido la fuente de la que ha manado mucha de la mejor música hecha en Córdoba este 2021. Flamencos son, por ejemplo, María José Llergo y Lin Cortés, aunque no hagan precisamente cante tradicional. Estos dos artistas han vivido un 2021 de menor actividad editorial tras sus exitosos trabajos publicados un año antes, aunque no han dejado de publicar canciones. 

En el caso de Llergo, además, ha vivido un año de intensos reconocimientos a nivel nacional por su participación en un exitoso anuncio de cerveza, su debut como coach en La Voz y su capítulo propio en un documental de HBO Max, en el que también participa otra querida voz cordobesa, India Martínez, que este año ha publicado su primer libro, Verdades a medias.

En el caso de Lin Cortés, ha puesto por ejemplo banda sonora a la película Las leyes de la frontera, regalando con su voz rota el momento más emotivo de un duro film kinki ambientado en la Cataluña de los años 70. Llergo también ha puesto banda sonora a un film, Mediterráneo, basado en la trayectoria en Lesbos del barco Open Arms. Su canción, Te espera el mar, concebida casi como una cara b de la Nana del Mediterráneo, está nominada como Mejor Canción Original en los próximos Goya.

La cantante de Pozoblanco, además, ha cumplido otro sueño: el de unir su voz a la de Nita, la cantante de Fuel Fandango. Fue con la canción Mi huella, un sublime tema que abría la veda del EP Romances, una serie de colaboraciones con otros artistas que han ido desvelando Fuel Fandango y cuyo videoclip los ha llevado a los premios Grammy Latino.

El sonido Corredera vuelve

Más música para el cine: Despertaré, la bellísima canción que firmó Fernando Vacas para que la cantara Estrella Morente en la película La vida era eso. El productor cordobés ha estrenado también este año su nuevo homenaje a Julio Romero de Torres, Alegría del Romero, una canción que ha sido escogida para presentar el nuevo programa de TVE Caminos del flamenco, al tiempo que ha reeditado una de sus obras magnas, el disco Alegrías que firmó junto al cantante americano Howe Gelb y la Royal Gipsy Band (Lin Cortés, Añil Fernández, Raimundo Amador y El Panky).

Este último, El Panky, ha seguido desgranando canciones de su último EP junto a La Negra, mientrs participaba indirectamente en uno de los éxitos del año, El madrileño, de C.Tangana, que en uno de los temas del disco, Cuando olvidaré, sampleaba una canción que el guitarrista cordobés había compuesto para La Tana en un disco que firmó con Paco de Lucía.

Y el sucesor espiritual de Paco de Lucía, Vicente Amigo, ha estado durante 2021 preparando su nuevo trabajo discográfico, al tiempo que ha firmado una colaboración en el último disco del astro argentino Andrés Calamaro, reescribiendo un hit de Los Rodríguez, aquella banda de rock latino que compartió con el guitarrista cordobés el sello Pasión Records (del también cordobés Paco Martín).

Vega se abre en canal

En el mundo del rock y la música independiente, el nombre cordobés del año es el de Vega, que ha ido deshojando tema a tema su nuevo disco, Mirlo Blanco, que verá la luz a principios del próximo año. Se trata, según ha confesado la cantante, de su trabajo más personal hasta la fecha, en el que ha volcado sus vivencias y ha confesado muchos de sus miedos.

De forma parecida aunque con unas coordenadas musicales distintas, la cantante Mariola Membrives ha dejado que se escuchen los primeros sonidos y canciones de La babilonia, un disco doble en el que da el salto a la composición y que la muestra, al menos en la canción Las guardianas, abriendo un interesante camino sonoro que hasta ahora no había transitado.

Otro de los singles del año ha sido la versión de La leyenda del tiempo que han publicado Mestizas, el grupo internacional que comanda de la Berklee de Boston la cantante cordobesa Esperanza Delgado, y que ha dado el campanazo al reinterpretar a Camarón de la Isla en clave de jazz latino. En una onda similar también ha brillado la música publicada este año por la cantante Lourdes Pastor

El año de Mart

El rock cordobés se ha vestido de luto este 2021 por la muerte de Manuel Mart, el que fuera líder de Estirpe y un cantante y compositor tan dotado que el vacío que ha dejado resulta hoy imposible de llenar. Máxime cuando su muerte ha coincidido con la publicación de su primer disco en solitario, Tierra y fe, un trabajo que lo muestra en plenas facultades competitivas y con un universo propio que, desgraciadamente, no ha tenido tiempo de expandir.

El disco quedará, eso sí, para la historia, en un año en el su padre, Manolo Martínez, líder de Medina Azahara, rindió un sentido homenaje a Triana con el trabajo Llego el día. Un LP este último que es el sueño de cualquier amante del rock andaluz: Triana ponía el repertorio, Medina Azahara lo ejecutaba y El Barrio se encargaba de la producción. Todo un homenaje a la banda de Jesús de la Rosa que también recibió otro sorprendente tributo desde Córdoba.

Lo hizo la banda de hardcore Viva Belgrado, que hicieron suyo (esto es, desparrame de guitarras y épica eso) Abre la puerta, todo un clásico del repertorio de la legendaria banda sevillana. Además, el artista de origen francés afincado en Córdoba David Donnier publicó en 2021 una delicatesen, su EP Cocktails & Dreams, en el que se aleja de los sonidos folk y acústicos de sus dos trabajos anteriores en solitario y baña su voz y sus guitarras de una juguetona capa de sintetizadores y arreglos electrónicos.

La música urbana se despereza

Una de las sorpresas más importantes del año 2021 ha sido el mini seismo creativo que ha habido en la siempre maltrecha escena de música urbana en Córdoba. En este ámbito, el 2021 ha sido un año clave gracias a un puñado de trabajos de newcomers que han demostrado que en Córdoba se puede hacer trap, rap e incluso r&b con talento y personalidad.

Hablamos de artistas como Percless, que editó un pepino como El Acabose, Nice G y Aka Melosso, que publicaron Mixtape, un exquisito trabajo de trap romántico, y Lau Rey, que con Daisy demostró que había espacio en la escena urbana para una voz femenina que no le hacía ascos al sonido más pop y sin dejar de lado el mensaje de empoderamiento feminista.

En la misma clave de reivindicación feminista pero subvirtiendo las reglas de lo urbano (de donde cogen el flow de su cantante), uno de los descubrimientos del año ha sido la banda Dreadsistance, ganadora del concurso Música Propia, y que ha dejado para la posteridad un indiscutible temazo como Ícaros, que conjuga rap, jazz y sonidos latinos.

Además de estos trabajos, todos ellos a cargo de jóvenes promesas (y talentos), 2021 también dejó una soñada colaboración del rapero cordobés Guerra con el neoyorquino Quelle Chris, al tiempo que confirmó al joven de la Fuensanta Frathos como la voz más excitante del rap flamenco de España, gracias, en buena medida, a su disco Denominación de origen

Electrónica: el año de Mom

En cuanto a la música electrónica, se puede decir, sin lugar a dudas, que 2021 ha sido el año del afianzamiento del productor y dj cordobés MoM (Luis Couñago) en lo más alto de la escena downtempo o slow techno. MoM terminó 2020 con una remezcla en el sello británico Crosstown Rebels, una de las casas discográficas más importantes de la música electrónica en el Reino Unido. Este 2021 colocó otro tema en Rebellion, un subsello del mismo label, al tiempo que giraba por todo el mundo, especialmente por México mostrando su sonido detrás de los CDJ.

También ha sido un año brillante para el legendario dj cordobés Bernardo Hangar, centrado en los últimos años más en la producción de techno crudo y corpóreo, y que publicó en septiembre su LP Metamorphosis en el sello norteamericano Modularz, así como varios eps en otros sellos internacionales.

Aunque el tema más potente de música electrónica con sello cordobés es La Retama, producido por el jerezano Bronquio pero que vuela sobre todo por la destreza vocal de Nita, la cantante de Fuel Fandango, que el echa raíces a una canción que, en ocasiones, se aproxima al sonido de Moderat y en ocasiones se pone incluso más berlinesa. Un tema esencial en la senda de los nuevos maridajes de flamenco y música electrónica.

Otro de los momentos del año en este ámbito ha sido la publicación de The shelter point, el nuevo disco del compositor e instrumentista cordobés Javier Márquez, un trabajo delicadísimo en clave new age que además se llevó premio a mejor disco de este género en los Hollywood In Media Music Awards.

Y, a caballo entre el jazz, la electrónica y el downtempo, brilló el nuevo disco del productor cordobés Dj Toner, Blessed are the weird people, publicado por el sello alemán Vindig Records. El suyo ha sido uno de los trabajos más interesantes hechos en Córdoba en 2021 en el campo del jazz.

Un campo en el que también brillaron No Land Trio, el proyecto que comparten el batería Aitor Bravo, el pianista Jorge Fernández y el contrabajista cordobés Juanma Domínguez, que publicaron el excelente disco Irudiak (Errabal, 2021). 

Para despedir este año tan raro, un deseo hecho canción: Llévame a la Feria, el pepinazo de synth pop que firmó Summer Spree (Álvaro Tarik) y que sirvió como adelanto de su nuevo disco, Licantropías, que verá la luz en febrero de 2022. Si hay un himno que nos merecemos para el año que viene, es ese.

Nos vemos en la Feria.

Etiquetas
stats