Córdoba, refectorio de la cocina conventual

Presentación del I Congreso de Cocina Conventual | MADERO CUBERO
La ciudad acoge en junio el primer congreso sobre los platos que se han guisado durante siglos dentro de los monasterios

Decía Teresa de Jesús que "Dios anda entre pucheros". Esta sentencia místico-culinaria la recordó este viernes Juan Ramos Pemán, director del primer Congreso sobre cocina conventual que se celebra en Córdoba. La cita, que será del 10 al 12 de junio, reunirá a expertos, investigadores y, por supuesto, cocineros interesados en los platos que durante siglos se han guisado y horneado intramuros los monasterios y conventos. El evento está organizado por Tierra Creativa, la Universidad Loyola, la Escuela de Hostelería de Córdoba, el Ayuntamiento y la Denominación de origen Montilla Moriles, como la promoción del Cabildo de Córdoba

Juan Ramón ha señalado que la cocina conventual "es mucho más que la repostería que todos conocemos; es un ejemplo de cocina laboriosa y tradicional; muy relacionada con el espíritu y la contemplación". En los tiempos actuales, esas características se pueden traducir en un término anglosajón muy en boga: slow food; o comida lenta. Se trata de una corriente que reivindica no solo regresar a los tiempos tradicionales que abogan por productos de temporada y tiempos de cocción pausados; sino por todo lo que ello conlleva: desempolvar el recetario tradicional.

Por su parte, Francisco Borja Martín, representante de la Universidad Loyola, ha recalcado el carácter internacional del encuentro. Entre otros participantes estará presente Scott Hendrickson, de la Loyola University de Chicago. Además, entre los participantes, se encuentras alumnos de unas de las principales escuelas de cocina del mundo: la Cordon Blue.

La cita incluye una cena benéfica para 350 comensales en las Caballerizas reales. Alrededor de 300 personas se espera que estén presentes en el Congreso y las ponencias y ya hay 50 plazas reservadas para el curso de cocina que se va a realizar. Para el mismo, se espera la participación de al menos una religiosa que guiará a los alumnos en las recetas centenarias que las distintas congregaciones van a aportar.

Como muchas de las recetas y de las cocineras provienen de conventos de clausura, la organización está poniendo en marcha la realización de vídeos en las que las propias monjas guían a los espectadores por sus cocinas, huertos y refectorios para explicar cómo realizan algunos de sus platos más destacados. En total participan cuatro órdenes religiosas.

Etiquetas
stats