Antonio Ruz reflexiona sobre “la duda y ansiedad” del momento actual en los Teatros del Canal

Danza en el Teatro El Canal.

Los Teatros del Canal acogen el 19, 20 y 21 de octubre el estreno absoluto de 'Presente', el último trabajo del coreógrafo Antonio Ruz -galardonado con el Premio Nacional de Danza 2018 en la categoría de Creación- un espectáculo de danza contemporánea con el que el artista reflexiona sobre “el tiempo desde diferentes prismas” y refleja “la duda y ansiedad” que genera “la época actual”.

“Me gustaría que la pieza aludiese también a nuestra época, en la que el tiempo se escapa constantemente y en la que la calma se ha convertido en una especie de regalo”, ha explicado en rueda de prensa, este jueves 18 de octubre en Madrid con motivo de la presentación del montaje.

Ruz, por otra parte, ha apoyado la idea de introducir la filosofía como asignatura obligatoria y ha defendido que “la danza contemporánea” necesita más apoyo desde las instituciones públicas para que soporten proyectos de sensibilizaciones y de educación en este ámbito. “La danza contemporánea tiene un problema de público y desde las administraciones públicas hay miedo a arriesgar”, ha expresado.

En este contexto, ha reflexionado sobre “lo bonita que es la filosofía” al plantear siempre preguntas sin respuestas y al no imponer “verdades absolutas”, algo en lo que ahonda su nuevo trabajo en el que plasma “su propia idea del presente”, un concepto que para él oscila “entre el pasado y el futuro”.

“El tiempo no existe, y el presente no existe. Cuando algo esta ocurriendo ya ha ocurrido y empieza a formar parte del pasado”, ha expresado para matizar que, en cualquier caso, esta es “su propia visión”. “También hemos trabajado mucho con el concepto de duda y dilema, la vida de nuestros días nos plantea eso”, ha expresado.

Así, Ruz construye un relato que también planeta cuestiones como “el tiempo detenido” o “la meditación activa”, puesto que, según ha expresado, en el momento en el que los intérpretes -Victoria Pérez Mirana, Melania Olcina, Maureen López, Indalecio Séura y Alejandro Moya- están bailando están “conectados cien por cien” con el momento y con su cuerpo.

La propuesta cuenta con “un gran recorrido estético” con el vestuario -en el que el gris tiene mucho poder y contrasta con algunos colores como el rojo- contrastando con el suelo blanco en el que los artistas no solo bailan si no que también juegan con distintos elementos como por ejemplo una cuerda roja.

“Es el hilo rojo, una metáfora que se ha utilizado muchas veces”, ha señalado para añadir que habla de “la vida, de la sangre y del movimiento” y de como ese hilo conductor a veces te oprime y asfixia y otras veces te libera.

Para la puesta en escena, el coreógrafo ha contado con el trabajo de la diseñadora independiente Anne Cécile Esìnach y su marca Kimôh para el vestuario; con Paco Azorín en la escenografía, con Olga García en la iluminación y con el compositor italiano Bruno Dozza para la música original, quien ha precisado que “la música en este espectáculo está pensada para ser un personaje más”.

Etiquetas
stats