ARTE EXPOSICIÓN

El anhelo intangible de Miguel Gómez Losada

Miguel Gómez Losada, en la inaguración de 'Tú y yo, Sehnsucht'

El pintor Miguel Gómez Losada encontró por azar en el idioma alemán la definición exacta de lo que llevaba años trazando con los pinceles. Para alguien tan alérgico al subrayado y la sobreexplicación, pero al mismo tiempo tan amante de las coincidencias, fue una bella carambola que los románticos alemanes fueran quienes tradujeran lo que llevaba años trabajando en una sencilla palabra: Sehnsucht.

Miguel Gómez Losada: "Siempre me pongo el listón muy alto"

Miguel Gómez Losada: "Siempre me pongo el listón muy alto"

Sehnsucht es el anhelo de lo desconocido. Ese suspiro cuyo origen no siempre uno es capaz de identificar. Esa nostalgia por un tiempo no vivido, si es que algo así es posible. Todo eso está en los cuadros que Gómez Losada llevaba tres años creando en su estudio. Y todo eso está también en Tú y yo, sehnsucht, la exposición con la que el pintor vuelve a exponer en Córdoba, seis años después.

Una muestra que, desde este jueves y hasta el 5 de febrero, decora las paredes la Galería de Presidencia del Palacio de la Merced. Una galería en forma de 'L' en la que cuelgan una treintena de obras de diverso formato e inspiración, pero tremendamente consistentes con la mirada de su autor. 

En Tú y yo, sehnsucht hay mucho de eso que Gómez Losada llama “iberismo sentimental”, que cuadra a la perfección con ese espíritu nórdico que, a juego con sus ojos azules, ha impregnado la mirada del pintor en la última década. Y todo ello, siempre, sin perder de vista el juego. Gómez Losada sigue siendo un niño o un joven pintor que vierte su micromundo en sus cuadros (algunos rostros de sus modelos son reconocibles entre el artisteo cordobés).

Seguramente, el autor estará en desacuerdo con algunas de estas afirmaciones. Al fin y al cabo ha prescindido de cualquier cartela explicativa para acompañar las obras que componen la muestra. “Los cuadros no se explican para no hacer spoiler”, ha bromeado en el breve discurso de la inauguración, a la que han asistido un centenar de personas.

Un discurso que escondía otra advertencia. “Todavía soy muy pequeño para hacer una retrospectiva”, ha afirmado el pintor, que ha reconocido, eso sí, que Tú y yo, sehnsucht recoge el espíritu de un tiempo: sus últimos tres años de vida artística y creativa.

Para eso, curiosamente, los alemanes también tienen otra palabra propia: zeitgeist.

Etiquetas
stats