Villancicos y bailes desde la distancia para felicitar la Navidad a los mayores de la residencia Orpea Centro

.

Llevaban desde el pasado mes de febrero sin verse. La pandemia del coronavirus les obligó a romper esa bella relación que habían adquirido desde hacía dos años. La mirada de quienes empiezan a corretear por la vida con la de aquellos con suelas desgastadas. Mientras que la crisis sanitaria no amaine, la sinergia de cariño que ha establecido el colegio Cronista Rey Díaz con los usuarios de la residencia Orpea Centro ha quedado en pause. Con ella, los besos y los abrazos. Pero la Navidad ha escapado

Los disfraces de Carnaval y las coplas de la última vez han dado paso este lunes a los gorros de Navidad, a las panderetas y a los villancicos. Desde la distancia, los menores de este colegio han felicitado las fechas a los residentes de este centro, que han observado desde su terraza, y tremendamente ilusionados, lo que un centenar de niños le tenían preparado. La directora del colegio, Abigail Galindo, explica a CORDÓPOLIS que la iniciativa de traer un trocito de Navidad hasta esta zona del Pretorio se propuso en un claustro de profesores al constatar que la pandemia obligaba a suspender todos los encuentros periódicos que hacían con la residencia.

“Ni nosotros podemos entrar ni ellos pueden salir así que lo que se nos ocurrió fue traer a los niños, saludar a los residentes desde fuera y que cada curso propusiera una actividad que le apeteciera hacer”. Como Fuenteovejuna, todos los alumnos del centro han actuado durante la mañana de este lunes en la zona de la residencia anexa a Llanos del Pretorio. En la terraza superior les esperaban los residentes que han podido hacer frente al frío, siempre acompañados de los trabajadores. Otros los observaban atentamente desde las ventanas de las habitaciones.

Los encargados de dar el pistoletazo de salida a la actividad han sido los alumnos de Primero de Primaria, quienes han bailado y cantado al ritmo del villancico La Orquesta original. Minutos después, el carrusel de canciones ha continuado con otro villancico, Es Navidad, interpretado por los alumnos de Segundo de Primaria. Los de Tercero han contado chicos y han recitado poesías y los de Cuarto también han apostado por chistes y villancicos. Los de Quinto, por su parte, le han dedicado las mejores palabras de ánimo para, después, bailar la canción Jerusalema. Los últimos diez minutos han sido para los alumnos de Sexto de Primaria, quienes han escenificado un pequeño teatrillo sobre la Constitución en Navidad.

Nadie sabe cuándo los mayores de esta residencia podrán volver a abrazar a estos pequeños. Si cuando lo hagan dejarán de serlo tanto. Ni tampoco cuándo volverán a verlos disfrazados en Carnaval o en Halloween. Tal y como explica la jefa de estudios del centro, Elena Reina, todos los niños estaban “muy contentos” de poder participar en una actividad que durante unos minutos ha devuelto a los mayores la alegría de unos ojitos pequeños con los que tardarán de nuevo en cruzarse.

Etiquetas
stats