Interior traslada a la última etarra que quedaba en la cárcel de Córdoba

Prisión provincial de Córdoba

Tras décadas acogiendo a presos pertenecientes a la banda terrorista ETA, la prisión de Córdoba trasladará en los próximos días a la última interna que seguía entre sus barrotes.

La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias ha aprobado este viernes el acercamiento al País Vasco de Ana Belén Egües Gurruchaga, la última presidiaria de ETA que seguía en la prisión cordobesa. Está condenada por el asesinato de Luis Ortiz de la Rosa, Justo Oreja Pedraza y Pedro Antonio Blanco García.

Cumplirá las tres cuartas partes de la condena en abril de 2024, según Prisiones, que señala que "acepta la legalidad penitenciaria y ha presentado escrito en el que rechaza la violencia, reconoce el sufrimiento de las víctimas y el daño causado por su actitud". Ingresó en prisión el 10 de noviembre de 2001 y cumple condena de 30 años por los delitos de asesinatos, atentados, estragos y asociación ilícita.

La Secretaría General ha dispuesto su progresión a segundo grado y, a propuesta de la Junta de Tratamiento cordobesa, su traslado a la prisión de Asturias.

En el año 2012, dos años después de que ETA anunciara que lo dejaba para siempre, en la prisión provincial de Alcolea, en Córdoba, había 15 miembros de la banda terrorista encarcelados. En ocho años, poco a poco, los presos de ETA han ido logrando una serie de beneficios penitenciarios. Algunos han cumplido sus penas de cárcel y han salido. Otros las están cumpliendo en prisiones más próximas al País Vasco. O incluso dentro del territorio.

Etiquetas
Publicado el
26 de febrero de 2021 - 16:27 h
stats