Condenan a la Junta a pagar un plus de peligrosidad a un trabajador que no lo tenía pero sí sus compañeros

Fachada de los Ministerios, sede de diversas delegaciones de la Junta.

El titular del Juzgado de lo Social número tres de Córdoba le ha dado la razón a un trabajador de la Consejería de Fomento de la Junta de Andalucía, con categoría profesional de oficial de primera en talleres, para abonarle un plus de peligrosidad que estaban cobrando todos sus compañeros menos él.

Según la sentencia, a la que ha tenido acceso este periódico, este trabajador fue personal laboral de la Consejería entre los años 2012 y 2017. Los hechos probados determinan que desarrolló su actividad en las instalaciones del taller de la Consejería en un servicio de mantenimiento, conservación y reparación de los vehículos de la Junta.

El denunciante, defendido por Rafael Ángel Reyes Santos y María González Roldán, ha conseguido que se le reconozca el plus de peligrosidad que no cobró, cifrado en casi 9.000 euros más un 10% de intereses de demora.

El juez asegura que la comisión del convenio colectivo que representa a los empleados acordó un reconocimiento de pluses de peligrosidad, penosidad y toxicidad, en la categoría del denunciando. La decisión afectó a 74 trabajadores adscritos a la Consejería de Fomento, que lograron el pago de atrasos por un importe total de 554.626,54 euros. Pero este empleado no percibió dinero alguno, con ese carácter retroactivo. Ahora, el magistrado estima que tiene que cobrar todo ese dinero pendiente.

Etiquetas
stats