Citan como investigada a la arqueóloga que no vio restos en la finca donde hallaron un reloj solar romano

Restos del reloj de sol hallado en El Salobral

El Juzgado de Instrucción número 8 de Córdoba ha citado a declarar en calidad de investigada a la arqueóloga municipal del Ayuntamiento de Espejo, después de que emitiera un informe que descartaba la presencia de restos arqueológicos en una finca y, con ello, se diera luz verde a la construcción de una planta fotovoltaica en este terreno donde, posteriormente, los propietarios hallaron un reloj solar de época romana.

El informe de la arqueóloga sirvió para declarar de interés público el proyecto de la planta fotovoltaica que la empresa Utrilla Hive quiere construir en la finca El Salobral y, con ello, a la expropiación automática de 77 hectáreas de terreno. Frente a ello, los propietarios de la finca encargaron un segundo informe arqueológico que derivó en el hallazgo del reloj solar romano, una pieza única de la que solo hay otras dos similares en la Bética y apenas una treintena en la Península Ibérica.

Con ese segundo informe, presentaron una denuncia ante la Guardia Civil al considerar que la empresa de la planta fotovoltaica había presentando un informe “falso” que habría supuesto el desbloqueo administrativo de su proyecto. El Instituto Armado abrió una investigación al respecto y, ahora, el juzgado ha citado a declarar como investigada a la arqueóloga autora del informe esgrimido por la empresa. Tendrá que acudir el próximo 24 de septiembre a prestar declaración, tal y como señala el juez en su auto de mediados de julio, al que ha tenido acceso este periódico.

Como ya avanzara en su día Cordópolis, la denuncia presentada ante la Guardia Civil apunta a la falsedad del informe arqueológico que desbloqueó el proyecto de la planta fotovoltaica, en el que se señalaría que no habría problema ninguno para construir estas instalaciones en la finca El Salobral y en otros terrenos de El Bañuelo.

Con la apertura de la investigación por la Guardia Civil, el Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona) y el arqueólogo jefe de la Junta de Andalucía visitaron la finca objeto del litigio, mientras el reloj solar de época romana fue trasladado al Museo Arqueológico de Córdoba y los propietarios del terreno han pedido que la Junta de Andalucía revierta la declaración de interés público de la planta fotovoltaica.

Una gran villa romana a las afueras de Uccubi

El informe arqueológico encargado por la propiedad de la finca señala que en El Salobral y en la finca de Bañuelos hay restos. Y muchos. Según el documento, firmado por la empresa Arqueología y Gestión, los arqueólogos se dieron una vuelta por la zona y comprobaron cómo en superficie había una gran cantidad de restos de todo tipo. Muchos han sido aflorados a lo largo de los años por el habitual laboreo de la tierra, dedicada principalmente al cereal. Y la mayor parte formarían parte de una gran villa romana localizada a las afueras de la antigua ciudad de Uccubi (Espejo).

El principal hallazgo ha sido el del reloj de sol. Los arqueólogos, incluso, lo han llegado a montar sobre el terreno y han comprobado su gran estado de conservación, casi 2.000 años después de que adornase el exterior de una lujosa villa romana. El reloj ha sido trasladado por el Seprona al Museo Arqueológico de Córdoba, donde ya está siendo analizado. Mientras, en la zona, señala el documento, existe la evidencia de importantes restos que no estarían muy dañados. El laboreo en la zona no se ha hecho a una media de más de medio metro de profundidad, lo que habría dejado espacio para la conservación de las estructuras.

Aparte, se han encontrado varios pozos que alimentarían otra zona de aljibes cercana, según plantea el documento, que señala que según estudios anteriores ya se comprobó la existencia de una zona habitada de época tardorromana y visigoda en los años setenta, cuando se propuso el cultivo de la vid en la zona. De hecho, ese yacimiento está incluido en el inventario del Instituto de Patrimonio Histórico de Andalucía (IAPH).

La denuncia

Con ese informe en la mano, la familia acudió a la Comandancia de la Guardia Civil en Córdoba, donde interpuso la correspondiente denuncia. El documento, al que ha tenido acceso este periódico, plantea incluso la extrañeza de que la arqueóloga que lo firma es la secretaria del PSOE de Espejo, el partido que gobierna en el Ayuntamiento, y hermana de una concejala.

En su denuncia, la familia asegura que las imágenes que acompañan al informe arqueológico no se corresponderían con la realidad, ya que la fecha en la que presuntamente fueron tomadas, en la primavera del año 2018, la tierra no estaba recién sembrada de girasol, como se comprueba, sino de un trigo ya espigado.

Ante todo ello, reclaman que se revise el expediente de manera íntegra en el que se plantea la construcción de una planta solar fotovoltaica que sí que acabaría afectando a un subsuelo rico en yacimientos arqueológicos.

Etiquetas
Publicado el
28 de agosto de 2021 - 06:00 h