Tremón tanteó salvar a Viajes Marsans antes de su quiebra

Planos del futuro centro de ocio
El grupo que pretende construir un mega proyecto urbanístico en Arenal de la Fuensanta preveía una inyección de capital de 100 millones de euros que no logró financiar

Poco antes de la quiebra de Viajes Marsans, propiedad del fallecido Gonzalo Pascual y del encarcelado Gerardo Díaz Ferrán, el Grupo Tremón tanteó una inyección de 100 millones de euros en esta histórica empresa hoy desaparecida. La operación estaba encabezada directamente por el propietario de Tremón, el empresario sevillano Hilario Rodríguez, y se llegó a dar por hecho, tal y como publicó el 10 de mayo de 2010 el Diario Expansión, recogiendo un despacho de la Agencia EFE. Esta especie de rescate no llegó finalmente a buen puerto por la negativa del Banco Santander a hacer frente a la financiación del grueso de los 100 millones de euros y Viajes Marsans, que había gastado en esta operación su último cartucho, se vio abocada a la quiebra.

El Grupo Tremón ha saltado esta semana a la primera plana de la prensa cordobesa después de que el consejo rector de la Gerencia Municipal de Urbanismo del Ayuntamiento de Córdoba haya dado trámite a un megaproyecto urbanístico que contempla en una monumental extensión de suelo (40 hectáreas) en la zona conocida como Arenal de la Fuensanta. El proyecto prevé construcciones sobre un total de 101.000 metros cuadrados, un 25% de toda la superficie sobre la que se actuará, una zona en la que ahora existen algunas fábricas en situación paralegal, al igual que ocurre con la Ciudad Deportiva que disfruta el Córdoba CF en régimen de arrendamiento. El proyecto incluye “la implantación de usos terciarios y dotacionales deportivos (club multideporte constituido por instalaciones ligadas a la práctica del Golf, en la modalidad de pitch and putt y por un club de padel). En cuanto a los usos terciarios, se propone la ejecución de una gran superficie comercial constituida por un centro comercial turístico y por un centro Comercial de ocio, completándose la actuación con la construcción de un complejo terciario-hotelero y de oficinas”.

Esta promotora urbanística acaba de salir de un concurso de acreedores que ha arrastrado durante los últimos cinco años. En mayo, consiguió firmar un convenio con sus acreedores, a los que sigue debiendo 600 millones de euros. Cuando entró en concurso, su pasivo superaba los 1.000 millones de euros, uno de los mayores de toda España.

Según una información publicada por el diario digital El Confidencial en 2010, la sede central del Grupo Tremón en Madrid llegó a ser embargada por la caja cordobesa CajaSur, junto a Bancaja y el Banco Pastor.

Etiquetas
stats