Los trabajadores de Pérez Giménez piden al juez que frene el embargo de las cuentas

.
El magistrado del juzgado de lo Mercantil se compromete a pedir “inmediatamente” un informe a la Seguridad Social sobre el bloqueo de 2,7 millones del saldo de la farmaceútica.

Nueva jornada de protesta por la situación que atraviesan los trabajadores de la farmaceútica Pérez Giménez. Si a comienzos de semana se comunicaba la decisión de aceptar la oferta de la empresa granadina con capital sudamericano, Global Aeronautics, hoy el responsable del juzgado de lo Mercantil, número 1, de Córdoba, Fernando Caballero, recibía a los trabajadores para comprometerse a solicitar “inmediatamente” un informe a la Tesorería General de la Seguridad Social por el embargo planteado sobre las cuentas de la empresa y cuyo montante asciende a 2,7 millones.

En la reunión que se celebró alrededor de las 11.00 horas, el magistrado aseguró “no tener conocimiento” de esta notificación de embargo que le fue comunicada por los miembros del comité de empresa que, minutos antes, habían manifestado, el sin sentido de esta medida, ya que imposibilita aún más el cobro de las nóminas adeudadas, 22 meses, así como “fomentar aún más la inseguridad laboral y económica” en la que desde hace casi dos años viven los 151 empleados de la todavía empresa cordobesa que, dada la situación, ni pueden abandonar sus puestos de trabajo, ni cobran, ni pueden irse al paro ni, por supuesto, cobrar sus indemnizaciones.

En este sentido, el medio centenar de trabajadores que acudieron al juzgado, plantearon al juez la posibilidad de que el millón de euros que ha depositado como aval la adjudicataria Global Aeronautics sirva para pagar las nóminas atrasadas, algo que el magistrado no ve descabellado, aunque instó a los representantes del comité de empresa a que presenten esa reclamación por escrito para ver si se ajusta al ordenamiento jurídico.

De lo que no se ha hablado por expreso deseo del juez, al estar pendiente su decisión final, ha sido de la negativa de los administradores concursales de aceptar la propuesta del comité de empresa de ejecutar un ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) en vez del ERE extintivo que se proyecta sobre 111 empleados de la empresa cordobesa. Según el responsable de la CTA, Francisco Moro, esta decisión, adoptada ayer, “es inadmisible” porque la nueva adjudicataria se ha comprometido a rescatar a 90 trabajadores tras un periodo de tiempo, una vez que se recuperen las líneas de actividad.

Acerca de la propuesta de Global Aeronautics, Moro y su colega de UGT, José Ruiz, han señalado que no entienden como van a cumplir su propuesta de 25 líneas de actividad con poco más de 40 empleados cuando en la actualidad con tres líneas la empresa ha empleado a 220 trabajadores. “Nadie de Global Aeronautics se ha puesto en contacto con nosotros,  no sabemos nada de ello y eso genera mucha más inseguridad tanto para los trabajadores, como para el futuro de la empresa que no sabemos muy bien a qué pretenden dedicar con la plantilla que no se incluye en el ERE, unas 40 personas”, señalaron.

Junto a esto, el gran temor de los afectados es que la Audiencia Provincial haya podido dictar el levantamiento de las medidas cautelares contra los antiguos gestores de Pérez Giménez a los que pide responder económicamente con cifras millonarias, poco más de ocho millones de euros.

Etiquetas
stats