Las tormentas mantendrán el suspense en un fin de semana cargado de eventos al aire libre

.

Septiembre ha llegado con toda su fuerza, especialmente en el Levante peninsular. El habitual descuelgue de bajas hasta nuestro territorio según termina el verano y la atmósfera del hemisferio norte va entrando en su configuración otoñal, ha permitido un descenso notable y generalizado de las temperaturas y la presencia de nubosidad y formación de tormentas en buena parte del cuadrante suroriental de la Península.

Lo que es habitual en este mes se cruza este año, en el fin de semana que empezamos, con una concentración insólita de eventos masivos al aire libre. Algo que tiende a llevarse bastante mal con la predicción meteorológica, máxime cuando se trata de erráticas DANAs y sus tormentas dispersas asociadas. La hora, localización, y sobretodo la suerte, marcarán unas tardes dominadas por el suspense ante la cancelación, o no, de los actos que dependan de lo que caiga del cielo.

DANA y tormentas camino del noroeste

Hace casi una semana, uno de los posibles escenarios que dibujaba el modelo de predicción europeo, situaba la DANA que iba a descolgarse a comienzos de la misma, camino del Estrecho de Gibraltar según se acercase el fin de semana. Entonces era el menos probable de todos los escenarios manejados entre los grandes modelos, que alejaban el centro de la baja hasta el interior del Mediterráneo, quedando la provincia bien lejos de su área de influencia. Pero por la errática evolución de un fluido aislado de su entorno (eso es en definitiva una DANA), convenía no perder de vista la posible deriva atlántica del centro de la depresión.

Ese escenario, el que llevaba hasta la mitad occidental de la Península Ibérica durante la tarde del viernes y sábado, es el que ha acabado imponiéndose, lo que determinará el tiempo durante las próximas horas en sus áreas próximas, entre ellas la provincia de Córdoba. Con un desplazamiento y debilitamiento hacia el noroeste peninsular, las jornadas de viernes y sábado serán las que con mayor probabilidad vean crecer nubosidad de evolución en el interior andaluz, que ya convertidas en tormentas salpicarán con trayectoria sur-norte a toda la provincia desde primeras horas de la mañana.

Una lotería de la que difícilmente se escapará la capital en ambas jornadas, y que sólo ya durante últimas horas de la tarde verá bajar considerablemente la probabilidad de que alguna tormenta pueda afectar de lleno, sin descartar la presencia de algún chubasco residual. Y es que será durante la mañana y el mediodía del sábado cuando las precipitaciones más intensas podrían afectar a buena parte del valle del Guadalquivir y Sierra Morena, con lluvias que podrían dejar acumulados de entre 10 y 30 litros, y ante los que la Agencia Estatal de Meteorología podría acabar activando algún tipo de aviso tras el aviso amarillo por tormentas en toda la provincia para la jornada del viernes.

Lo que sí parece seguro es que las temperaturas se mantendrán en el mismo rango de los últimos días, donde la barrera de los 30 grados será difícil de traspasar, y donde las jornadas comenzarán entre los 16 y 17 grados de mínima. Ambiente relativamente fresco  durante un fin de semana donde la observación atenta, y el seguimiento de la evolución a tiempo real, serán determinantes para que todos los eventos del fin de semana se desarrollen de la mejor de las maneras posibles.

Toda la información del Colectivo Meteofreak en Twitter y en Facebook.

Etiquetas
stats