Tempo, la inversión millonaria en las instalaciones deportivas de La Salle que aún no ha podido reabrir

.

Tempo Resort Sport Club es una inversión de al menos 11 millones de euros sobre la que planea un futuro incierto. La ampliación de las instalaciones deportivas de La Salle llevada a cabo por un ambicioso proyecto se ha topado con dos muros: la pandemia y el urbanismo. Tempo, como todas las instalaciones deportivas de España, cerró las puertas a mediados de marzo. Pero seis meses después aún no las ha reabierto. Y no parece que lo vaya a hacer en el corto plazo. Mientras tanto, decenas de puestos de trabajo y muchos proveedores están pendientes de unas instalaciones cuyo cierre, de paso, también están causando problemas al colegio de La Salle.

Los problemas con la pandemia de Tempo son comunes a todo el planeta. Pero los de Urbanismo comenzaron a finales del año pasado. Tempo disponía de una declaración responsable para comenzar a funcionar. Pero en una Comisión de Licencias de octubre se propuso dejar sin efecto esa declaración responsable. Mientras, varios vecinos denunciaron las instalaciones de la zona y comenzó una batalla administrativa que no se detuvo durante el confinamiento.

Según ha podido saber este periódico, Tempo presentó un modificado y a su vez recibió la respuesta de la Gerencia, que reclamó más modificaciones, valoradas algunas en más de 200.000 euros. Pero las modificaciones, confirman las fuentes, aún no han podido llevarse a cabo, por lo que de momento Tempo no tiene permiso para reabrir. "Las licencias son actos reglados que hay que cumplir y si no acabamos en los juzgados. Hacemos lo que podemos para sacar un proyecto heredado muy cuestionable en su ejecución", confirmaron las fuentes.

Fuentes de este complejo deportivo han confirmado la situación a este periódico. "Estamos esperando a que Urbanismo nos apruebe formalmente la ampliación de proyecto que se llevó a cabo y que ya comunicamos el curso pasado. Esperamos que se desbloquee muy pronto esta situación ya que actualmente hay 70 familias sin poder trabajar viviendo una situación muy difícil y en las circunstancias en las que nos encontramos no hace bien a la ciudad esta situación. Tempo es un proyecto educativo de salud y bienestar y en este momento más que nunca es necesario apoyar y fomentar actividades que contribuyan al desarrollo económico y saludable de la Córdoba", aseguran desde Tempo.

De hecho, la falta de licencia está causando problemas también en La Salle. "Esta falta de resolución de la licencia no solo afecta a Tempo sino a otros negocios que también se ven afectados: una guardería, una comedor infantil, una cocina industrial y un parking, que a su vez también generan muchos puestos de trabajo que en este momento están paralizados por este motivo", aseguran desde la dirección de este centro deportivo.

Recientemente, el colegio de La Salle envió una circular a los padres de sus alumnos comunicando que la falta de licencia impedía que se pudiese prestar el servicio de comedor, ya que las cocinas estaban en ese espacio. La Salle insistía en que el servicio se tendría que prestar en el mes de octubre con un catering a la vez que rogaba disculpas a los padres, por el trastorno que les pudiera provocar esta situación.

Etiquetas
Publicado el
28 de septiembre de 2020 - 04:30 h
stats