Lectores oculares que 'traducen' la mirada de pacientes que no pueden hablar para expresarse de forma oral y escrita

Un paciente usando el lector ocular

El Hospital Universitario Reina Sofía ha comenzado a entregar lectores oculares a pacientes con limitaciones físicas para poder comunicarse. Estos dispositivos con acceso por mirada permiten que las personas que no pueden relacionarse a través del habla interactúen con su entorno y se expresen, además de favorecer su participación en actividades cotidianas, permitiendo al usuario comunicarse de forma oral y escrita a partir del movimiento de sus ojos ante la imposibilidad de hacerlo por sus patologías.

Concretamente, les permite navegar por la web, conectarse con amigos en línea, jugar, utilizar herramientas por videollamada, crear documentos y utilizar todos los programas del ordenador, lo que contribuye a su autonomía y a mejorar su estado de ánimo.

Los primeros en beneficiarse en el complejo sanitario cordobés son pacientes con ELA y parálisis cerebral y en breve se incorporarán niños con parálisis cerebral y enfermedades neuromusculares, entre otras patologías. El hospital cuenta con una comisión multidisciplinar donde se valora cada caso de manera personalizada.

Gloria Caballero, esposa de uno de los pacientes que ha comenzado a usar el lector, señala que llevan varias semanas usándolo y ha supuesto un cambio muy significativo en sus vidas, ya que antes no se podía comunicar y ahora sí que puede interactuar.

En total, en el conjunto de la comunidad autónoma, el Servicio Andaluz de Salud ha entregado 60 lectores oculares desde que esta prestación se incluyera en la cartera de servicios en 2020. Otras enfermedades para las que también van dirigidos estos dispositivos son trombosis de la arteria basilar, traumatismo craneoencefálico o mielinolisis central pontina que tengan afectación grave de ambos miembros superiores.

En el caso de la parálisis cerebral infantil o la comunicación a través de lector ocular en edad pediátrica, estos dispositivos ayudan a su vez a desarrollar la lectoescritura, impulsan las habilidades comunicativas funcionales, proporcionan el soporte necesario para poder seguir el currículum escolar y fomentan la participación potenciando las habilidades sociales.

Los comunicadores dinámicos de acceso por mirada constan de una tablet, un lector ocular y un software diseñado para comunicarse de forma eficaz. Gracias al software de CAA (Comunicación Aumentativa y Alternativa) que incluyen, son aptos tanto para personas que empiezan con símbolos y quieren desarrollar el lenguaje, como para aquellas personas que ya pueden utilizar el texto y escribir. De este modo, personas que tienen dificultades en el habla o tienen ausencia del lenguaje verbal pueden comunicarse usando sólo sus ojos. Estos lectores oculares permiten también controlar el ordenador o tablet con la mirada.

Los requisitos que deben cumplir los pacientes para disponer de estos dispositivos son contar con la suficiente capacidad intelectual; poseer un entorno familiar que colabore y favorezca el uso adecuado y continuado del lector y que paciente y familiares participen en un programa de aprendizaje y manejo de los lectores oculares.

Etiquetas
stats