Halloween

Harley Quinn y los disfraces de siempre, protagonistas del Halloween cordobés

Pili, de Juguetilandia, muestra la chaqueta de Harley Quinn.

El año pasado fue el Juego del calamar. En 2019, antes de la pandemia, el Joker. ¿Cuál está siendo el disfraz más demandado en el Halloween cordobés de la vuelta a la normalidad? En vísperas del día de todos los Santos, los disfraces son un elemento muy demandado por grandes y pequeños. Este periódico ha acudido a distintos establecimientos de la ciudad, El Palacio de los Caramelos, Almacenes Moyano y Juguetilandia, donde los cordobeses preparan sus trajes enfocados en personajes de cómic, y en los de siempre: esqueletos, vampiros y payasos “terroríficos”. 

En El Palacio de los Caramelos, Pepe, uno de sus dependientes, explica que “ahora mismo se están llevando muchos trajes para bebés”. Y luego, los niños desde tres años suelen apostar “por lo de siempre, demonios, brujas, esqueleto”. Lo que sí es casi obligatorio es llevarse su calabaza cargada de gominolas.

En el polígono de Chinales también se pueden encontrar trajes y accesorios. En Almacenes Moyano, el disfraz por excelencia ha sido del personaje de DC, Harley Quinn. En lo que respecta al cine, el disfraz del payaso de IT “también ha sido muy demandado”. “Caretas muy realistas y para todos los gustos también son un indispensable para este Halloween”, explican.

En Juguetilandia, en el polígono de La Torrecilla, la demanda por el disfraz de Harley Quinn se repite, aunque esta vez también para adultos. Los accesorios también son un básico. En este caso, para este traje donde se puede encontrar “el popular bate de Harley Quinn”. En este establecimiento además de los trajes de siempre, hay disfraces “que la gente no se atreve tanto a llevar”, como un sarcófago gigante de vampiro.

Los establecimientos han coincidido en distintos aspectos: que esta es la semana donde hay más revuelo, los adultos suelen elegir trajes menos monstruosos y que los disfraces “más raros” han sido los de ángel o santo, que han sido demandado por escolares.

La decoración no se pasa por alto, y también se podrán ver esqueletos o telarañas adornando casas y fiestas cordobesas. Y en lo que respecta a adornos en el rostro, las pinturas son la mejor forma de customizar el disfraz y darle un toque “terrorífico”.

Cada año, los disfraces van ganando importancia. De hecho, las familias suelen gastarse una media de 20 euros por disfrazado durante cada Halloween, según el cálculo de los responsables de Juguetilandia.

Etiquetas
stats