Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Lee ya las noticias de mañana

Un exsubinspector de la Policía Nacional reconoce que han agotado “todas las vías de investigación” presentadas para encontrar a Paco Molina

Concentración por la desaparición de Paco Molina

Alejandra Luque

0

Paco Molina sigue desaparecido. Sus padres y la asociación QSD Global trabajan por que su caso y su recuerdo sigan vivos y más después de que, siete años después de su desaparición, todavía no se haya encontrado pista alguna. Ahora, el exsubinspector de la Policía Nacional, Carlos Segarra, ha reconocido que han agotado todas las líneas de investigación que hasta el momento se les han presentado a los investigadores.

Segarra ha sido uno de los responsables de la investigación de la desaparición de Paco Molina y ha reconocido, en una entrevista en La Ventana -de Cadena Ser- que el caso del cordobés es “una espinita clavada” en la trayectoria profesional de este policía en segunda actividad. Tras 30 años en el Cuerpo, en septiembre de 2022, Segarra abandonó la sección de Homicidios y Desaparecidos de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) y ahora ejerce como abogado.

A pesar de reconocer que las líneas investigadas no han dado sus frutos, Segarra se reafirma en que no se han agotado las posibles vías que pudiera haber para dar con el paradero de Paco “porque no lo hemos encontrado”.

Sobre esta cuestión, el padre del joven -Isidro Molina- ha declarado a Cordópolis que la realidad es que “conforme va pasando el tiempo, las líneas se van agotando”, aunque afirma que lo último que saben es que había pistas que apuntaban a que la desaparición de Paco está relacionada con personas mayores que él. “Nuestra única esperanza es que lo encuentre la Policía, pero es un palo enorme ver que pasa el tiempo y no conseguimos nada”.

Año tras año, Isidro, Rosa -la madre de Paco- y el hermano del joven confían en que las investigaciones puedan dar “con una información que lleve al paradero” del chico. “A nosotros solo nos queda mantener vivo el caso de nuestro hijo porque no sabemos qué más hacer. Ya lo he hecho todo”, reconoce con tristeza Isidro, que vuelve a denunciar públicamente las llamadas anónimas que recibe en las que solo se oye silencio mientras que otras ofrecen pistas de Paco, eso sí, a cambio de dinero. Todas acaban siendo informaciones falsas aunque Isidro traslada toda la información a la Policía por si pudiera arrojar luz a la investigación.

Etiquetas
stats