Autorizan otra gran planta fotovoltaica entre Córdoba y Guadalcázar

Imagen de archivo de los paneles solares de una planta fotovoltaica.

Benilde de Córdoba es el nombre de una anciana que en el siglo IX fue declarada santa. Benilde fue una de las mártires del cristianismo de la época, cuando se desató una represión contra los cristianos durante la dominación islámica. Ahora, Benilde será el nombre que reciba la siguiente gran planta solar de la provincia de Córdoba en recibir autorización, la primera de 2022.

Según la publicación oficial, la planta solar Benilde se localizará entre los términos municipales de Córdoba y Guadalcázar. La infraestructura tendrá una potencia de 50 megawatios y ha sido autorizada por la Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía en Córdoba. El presupuesto de construcción es cercano a los 23 millones de euros y la promotora es Engie, la misma empresa que construirá otra planta solar de 10 megawatios de potencia en las inmediaciones de esta.

Esta planta fotovoltaica está en proyecto desde el año 2017 y no ha sido hasta ahora que no ha podido culminar todos los trámites administrativos. El lugar elegido para su construcción es un paraje llamado Villafranquilla, entre estos dos términos municipales. En total, se instalarán unas 130.000 placas solares en la zona.

En el entorno de Guadalcázar están proliferando las plantas fotovoltaicas. También está autorizada la construcción de otra más de 50 megawatios de potencia llamada Guadajoz Hive, en la finca Redondo Alto, también entre la capital y este municipio.

Mientras, prosigue la lucha ciudadana en Guadalcázar contra este tipo de proyectos. La Vega del Guadalquivir se ha declarado por parte del Gobierno Central como zona estratégica por los planes energéticos junto a otras de la provincia como el Alto Guadalquivir y la Campiña. Se trata de un territorio delimitado entre los términos de Guadalcázar, Posadas y Almodóvar del Río y a lo largo de 15 kilómetros desde la cuenca del Arroyo Guadalmazán en La Fuencubierta y hasta su desembocadura. Aquí se quieren poner en marcha una serie de instalaciones industriales solares, líneas de evacuación soterradas y aéreas en caminos públicos, o estaciones de seccionamiento que ocuparían 1.218 hectáreas en total.

El Ayuntamiento de Guadalcázar ha sido uno de los primeros en alzar la voz en contra de estos proyectos. Según explicó en su día el alcalde, Francisco Estepa, “nos oponemos al proyecto que hay presentado en una zona próxima al municipio”. El regidor recuerda que la competencia para los permisos la tiene la Junta de Andalucía y el ayuntamiento “lo único que ha dado de momento es un informe de compatibilidad emitido por el arquitecto municipal”.

Etiquetas
Publicado el
13 de enero de 2022 - 06:00 h
stats