El sector de la construcción cree que su actividad se mantendrá este año en términos similares a los de 2019

Un obrero de la construcción | MADERO CUBERO

Las empresas cordobesas de la construcción y las infraestructuras creen que este año mantendrán su actividad en términos más o menos similares a 2019 y descartan un empeoramiento significativo del sector a lo largo de los próximos meses.

Esta es la conclusión más relevante de la Encuesta de Situación y Perspectivas que ha realizado Construcor entre sus asociados a lo largo del mes de enero para conocer su opinión y expectativas sobre 2020.

El 70 por ciento de las empresas que han respondido a la Encuesta, creen mayoritariamente que este año seguirá la línea de 2019, es decir de estabilidad en un ambiente de menor crecimiento económico. Frente a ellas, un 30 por ciento consideran que 2020 será un ejercicio peor que el anterior, y de estas, un 12 por ciento creen que será “claramente peor”.

Una de cada tres estima que facturará lo mismo o más que en 2019, mientras que el 53 por ciento cree que el empleo y la inversión se moverán también en niveles parecidos al del año pasado.

Esta idea ligeramente mayoritaria de las empresas de que 2020 será un año parecido al pasado se reitera en que un 53 por ciento cree que el sector se comportará igual frente a un 47 que cree que será peor.

La conclusión es que las empresas tienen asumido que la economía se desacelerará sin que entremos en crisis, siempre y cuando se acabe despejando el tono definitivo de la política económica y esta se conocerá definitivamente una vez que se aprueben los nuevos Presupuestos Generales del Estado, plasmación de la política económica del nuevo gobierno.

Mejor percepción sobre Córdoba y Andalucía

En este sentido, si tres de cada cuatro empresas - un 76 por ciento- piensa que la economía empeorará este año (desde un punto de vista general), bajan hasta el 41 quienes así creen que ocurrirá en Córdoba y Andalucía.

Casi un 59 por ciento confían en que la gestión económica más cercana territorialmente hablando, la ciudad y la región, serán mejores que la nacional porque “tienen un modelo muy definido y estable”, frente a la incertidumbre que presenta la del gobierno central. Hay que apuntar en este sentido, que la encuesta se ha realizado a lo largo del mes de enero.

Riesgos y retos

Los riesgos y los retos están muy en la línea de los expresados en otras encuestas e índices recientes empresariales a lo largo del país.

La caída de la demanda y esa incertidumbre de las medidas económicas que puedan afectar a las empresas en general, son los dos riesgos más apreciables. Tras ellos, se encuentra el posible empeoramiento de las condiciones financieras, más por requerimientos de las entidades que por una posible subida de tipos de interés, que se descarta.

En cuanto a los retos, la formación es el primero con diferencia, haciéndose hincapié en la falta de personal preparado en Construcción. Después, se sitúan la digitalización, la diversificación y la búsqueda de nuevos mercados.

Por la parte de edificación residencial y gestión inmobiliaria, el 43 por ciento estima que se mantendrán estables. Sin embargo, un 28,9 por ciento cree que subirán y un 21,4 que bajarán.

El dato es relevante ya que se corresponde con una evolución muy ligeramente al alza de los precios en Córdoba capital en el último año, un 4,7 por ciento según Tinsa, y un 42 por ciento menor que los máximos de 2008.

En cuanto a los resultados de 2019, para casi un 86 por ciento, fue mejor que 2018, con más facturación, un empleo casi similar -se corresponde con la evolución del empleo en el sector- y más inversión, en maquinarias y procesos.

Etiquetas
stats